‘Diario de un ingenuo’, el pasado de Spirou según Émile Bravo

spirou01.jpegÉmile Bravo, creador de álbumes tan peculiares como ‘Mi mamá está en América y conoce a Buffalo Bill’, acometió el año pasado la intimidante tarea de reescribir los orígenes de Spirou. El personaje creado por Rob-Vel en 1938 ha pasado por muchas etapas y autores diferentes, pero todos ellos siempre han coincidido en no volver la vista atrás salvo para guiños y homenajes puntuales, como en el caso de los álbumes realizados por Jean-David Morvan y José Luis Munuera.

Pero Bravo ha preferido dar un salto en el tiempo, tanto en la ambientación de la historia (situada en Bruselas, en el verano de 1939) como en el apartado gráfico, que recupera el trazo sencillo y espontáneo de los primeros años del personaje. De esta manera, nos encontramos a un jovencísimo Spirou que trabaja como botones en el hotel Moustic. Como reza el propio título, nuestro héroe es un chaval cándido e ingenuo que se encontrará a lo largo de estas páginas con las primeras complicaciones de la vida adulta, entre ellas el amor, enmarcadas por la preocupante situación política que pronto desembocaría en una de las guerras más sangrientas de la historia de la humanidad.

Una de las principales motivaciones de Bravo a la hora de confeccionar este álbum era dar respuesta a algunas de las incógnitas que han rodeado siempre a este personaje: ¿por qué va siempre vestido con su uniforme de botones, aunque ya no trabaje en el hotel? ¿Cómo conoció a Fantasio y comenzaron sus peripecias por todo el mundo? ¿Por qué su mascota, Spip, es una ardilla capaz de pensar y razonar? Estas y otras preguntas encuentran respuesta en las páginas de ‘Diario de un ingenuo’, muchas veces con una notable carga humorística que casi roza la parodia, aunque sin perder nunca el respeto por el personaje. Quizá la menos convincente sea la del uniforme, pero lo de Spip me hizo soltar una enorme carcajada, especialmente en el divertidísimo epílogo.

spirou021.jpg

Entre los puntos fuertes de la obra se encuentra el elenco de personajes secundarios que pululan por los pasillos del Hotel Moustic. Un campeón de boxeo acompañado de su esposa, un representante nazi y unos diplomáticos polacos que discuten sobre el futuro de Polonia, una atractiva criada con ciertos secretos a las espaldas y un malhumorado conserje. Todos ellos juegan un papel importante en la historia y en el aprendizaje de Spirou, que sirve de hilo conductor entre ellos como el botones interpretado por Tim Roth en la película ‘Four Rooms’.

Puede que ‘Diario de un ingenio’ no sea la obra más apropiada para empezar con Spirou si aún no se le conoce, pero se convierte en una verdadera delicia para quienes ya hayan leído algunas de las trepidantes aventuras del botones pelirrojo. Émile Bravo ha conseguido algo difícil: crear una historia absorbente sin necesidad de enfrentar a los protagonistas a grandes peligros, descubrir nuevos matices en la personalidad de Spirou y potenciar la vena más humorística de la serie (descacharrantes las referencias a Tintín), que casi se había perdido desde las ocurrencias de Tome y Janry en ‘El pequeño Spirou’. Un álbum excelente del que, según el autor, es posible que pronto veamos una continuación.

Ficha Técnica

spiroureview.jpg

* Título: Las aventuras de Spirou y Fantasio: Diario de un ingenuo
* Autor: Émile Bravo
* Editorial: Planeta
* Formato: Cartoné // 64 páginas // color
* Precio: 10.95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en