‘Deadline’, reivindicar la libertad

Deadline

Hay en ‘Deadline’ una fuerte y poderosa voluntad por parte de su guionista, Lauren Fedéric Bollée, de que esta historia ambientada antes, durante y después de la Guerra de Secesión estadounidense, sirva no sólo como evidente alegato antibelicista (tan evidente es que el escritor casi ni se esfuerza en hacer hincapié en ello) sino que, a su vez, zarandee a esas conciencias que todavía viven anquilosadas en esquemas del pasado acerca de lo que realmente significa la libertad. Entendida ésta aquí tanto en su sentido más estricto a través de la figura del esclavo negro, como encarnada en ese complejo personaje que resulta ser el protagonista de la acción, es la libertad la que guía la mano del escritor a la hora de esgrimir argumentos y poner en boca de sus personajes elocuentes reflexiones sobre un término por el que tanta sangre se ha derramado a lo largo de los siglos.

Es por ello que, dejando de lado todo el discurso que orbita en torno al análisis de la libertad, ‘Deadline’ quede algo cojo en su función como relato en el que se dan la mano el género bélico, el drama y el western, siendo éste último una mera circunstancia derivada del encuadre geo-histórico en el que se plantea una narración que va saltando constantemente en el tiempo para presentarnos a Louis Paugham, un joven soldado del ejército sureño que será espectador del despertar del Ku Kux Klan y terrible testigo de la brutalidad sin sentido que puede albergar el corazón humano.

Ahora bien, si el ritmo de la lectura se resiente aquí y allá de tanto salto y, sobre todo, de un final algo precipitado, donde no se le pueden poner objeciones a ‘Deadline’ es en su apartado gráfico, un territorio en el que Christian Rossi se mueve con suma gracilidad: recordando en su trazo, composiciones y tratamiento cromático a nuestro Daniel Acuña (tanto es así que hay páginas que parecen salidas de las hábiles manos del artífice de ‘Claus & Simon’ o los mejores números de la actual ‘Uncanny Avengers’), el sentido narrativo de Rossi mezcla cierto talante cinematográfico con formulaciones puramente secuenciales (vamos, con estructuras de cómic, para que nos entendamos) para dar como resultado unas planchas de gran belleza plástica que, como hemos afirmado en muchas ocasiones, serían justificación más que suficiente para acercarse a una lectura que, además, deja un poso de reflexión de esos que te acompañarán durante varios días.

Deadline

  • Autores: Laurent Fedéric Bollée y Christian Rossi
  • Editorial: Yermo ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas:96 páginas
  • Precio: 24 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.