‘Daredevil: El hombre sin miedo 6’, el genio no entiende de reinicios

Daredevil vol.6

…continuada con el reinicio de la numeración de la serie, sigue demostrando de forma categórica que, por encima de muchas de sus coetáneas, ‘Daredevil’ es de lo mejor que se publica hoy en día en La Casa de las Ideas.

Con afirmaciones tan firmes como la que podéis leer arriba, uno podría pensar que todo está dicho acerca de la maravillosa etapa de Matt Murdock y su alter ego justiciero con la que Mark Waid (como comentábamos el otro día con motivo de la novela gráfica del trepamuros) ha vuelto a estar en primera fila de los autores favoritos de La Casa de las Ideas. Nada más alejado de la realidad. Y es que más allá de loas, halagos y todos los adjetivos superlativos del tesauro castellano que se nos puedan ocurrir, hablar de ‘Daredevil’ es hacerlo de una cabecera que si no había dejado claro tras sus primeros 36 números que lo que aquí podíamos encontrar era algo que se salía de lo habitual, ha seguido insistiendo en el mismo concepto en el año que está a punto de cumplirse desde que Marvel decidiera reiniciar la colección aprovechando el tremendo cambio que suponían en el estatus quo del personaje las últimas páginas del número 36.

En ellas, y como sorprendente (y brillantísima) conclusión a todo lo que Waid había ido construyendo desde tres años atrás, Matt se veía despojado de sus derechos para ejercer la abogacía en Nueva York teniendo sólo derecho a poder servir como defensor en un estado en el que ya lo hubiera hecho previamente. Demostrando así un íntimo conocimiento del personaje, el escritor, ni corto ni perezoso, muda a nuestro héroe a la ciudad de la Bahía de Alcatraz, lugar en el que ya había residido de la mano de Gerry Conway allá por principios de los setenta. Con San Francisco como nueva sede de actuación del cuernecitos, lo que hemos podido encontrarnos los lectores del personaje durante este 2014 es, en pocas palabras, “más de lo mismo”. Que normalmente dicha expresión lleva asociadas connotaciones negativas es algo obvio. Que al hablar del ‘Daredevil’ de Waid y Samnee éstas ni existen es tan indiscutible como que, no sé, ¿el sol sale siempre por el este?.

Daredevil vol.6 interior

Arrancando el presente volumen con uno de esos números .1 que tanto gustan últimamente en la editorial (y que, publicado el pasado mes de septiembre, servía para rellenar el salto argumental dado entre el final de la etapa anterior y el comienzo de ésta), el interés real de lo que aquí se nos narra reside, no obstante, en los cinco que componen las primeros pasos de Matt en un entorno que nada tiene que ver con el de los altos rascacielos de Manhattan. Sacando provecho de dicha situación, y enfrentando al hombre sin miedo con dos enemigos que encuentran renovadas encarnaciones en éstas páginas (lo que hace con Leland Owlsey es de genio), Waid sigue insuflando a la colección de unos aires que nada tienen que ver con lo que habíamos podido leer en la cabecera desde que Kevin Smith tomara las riendas de la misma en el segundo lustro de los noventa.

Apartado pues de forma casi definitiva de su vertiente más oscura e introspectiva y devuelto a la luz, las actuales aventuras de ‘Daredevil’ no renuncian, no obstante, a seguir indagando en lo que motiva al vengador, adentrándose el guionista con holgura en los recovecos del pasado del personaje para traer nuevos retos a su presente. Prueba de ello, de que la luz pesa hoy por hoy más que las sombras, es la elección de los tres dibujantes que han acompañado a Waid en estos cuatro años (que, tristemente, encaminan su recta final) , unos Paolo Rivera, Javier Pulido y Chris Samnee que, con su luminoso estilo y su trazo “acartoonado” (sobre todo en lo que al último respecta) han corroborado las intenciones del guionista para con el personaje.

Con Samnee como mejor valedor de dichas intenciones, y sus magníficas páginas y soberbia narrativa como inigualables armas con las que hacerse con el favor de público y crítica (ahí está ese Eisner para demostrarlo) que esta etapa de ‘Daredevil’ ya está a la altura de las de Miller o Bendis es indiscutible. De no continuar al frente de la serie toda vez se sepa qué va a pasar con el Universo Marvel, Waid habrá dejado un puñado de números para releer una y otra vez. Sólo resta esperar que Marvel sepa ver lo que tiene entre manos y, tras lo que sea que tiene preparado en ese ‘Everything Ends’, vuelva a dejarnos a los lectores con un equipo creativo de primera categoría.

Daredevil. El hombre sin miedo vol.6

  • Autores: Mark Waid y Chris Samnee
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 14,5 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

1 Comentario

  1. Supongo que todos tenemos nuestros gustos. En mi humilde opinión, la etapa de Weid es una payasada al nivel del Batman sesentero, y un insulto a las etapas de Miller y Brubaker.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.