‘Cristal oscuro: Mitos de la creación vol.1’, el origen de un universo fascinante

Cristal Oscuro portada

Muchas son las cintas que todos aquellos que crecimos durante los ochenta acudimos raudos a nombrar cuando se nos pregunta cuáles fueron las que más influyeron en nuestro desarrollo como chavales. Y creo que me atrevería a decir que, para lo que tuvimos la suerte de verla en aquel 1982 de su estreno, ‘Cristal oscuro’ siempre será algo más que “ese filme raro de marionetas malrollistas que hizo el creador de los Teleñecos”, elevándose la cinta como uno de los mejores ejemplos de lo que hace tres décadas se entendía como cine para niños, un cine que queda muy lejos de mostrar las pautas de adocenamiento a las que se han dirigido las producciones para los más pequeños de la casa de forma paulatina desde entonces y que, si algo iba encaminado a conseguir, era a estimular sobremanera la imaginación de los infantes.

Y para ello Jim Henson y David Odell, los guionistas de la película, se sacaron de la chistera un mundo poblado por fantásticas criaturas en el que conocíamos a Jen y a Kira, dos gelflins (una suerte de elfo mezclado con hobbit) que se embarcaban en una aventura sin igual para salvar a todos los seres que vivían bajo el yugo de los crueles skekses, unos desagradables “pajarracos” (todo un alarde de diseño por parte de Froud) que mantenían subyugado a Urth, pues así se llamaba el planeta, gracias al poder del cristal mágico que da nombre a la producción.

Cristal Oscuro 1

Pero por más que el libreto narrara una historia cerrada que, eso sí, dejaba la puerta abierta para una potencial secuela que nunca llegó a realizarse (y es uno de esos proyectos que muchos mataríamos por poder ver en la gran pantalla), las obvias preguntas que uno se hacía acerca del pasado de tan fascinante universo quedaban en el aire a la espera de alguien que quisiera indagar en ellas. No las encontrábamos (las respuestas) en ese maravilloso libro de diseños de la cinta que publicó Brian Froud hace unos años y hemos tenido que aguardar hasta hace unas semanas para comenzar a conocerlas de la mano de Norma en este primer volumen de ‘Cristal oscuro: Mitos de la creación’.

Con Froud como padrino de la función y un equipo formado por los guiones de Brian Holguin y las ilustraciones de Alex Sheikman y Lizzy John, ‘Cristal oscuro…’ nos lleva hasta los primeros latidos del mundo de Urth en una historia en la que Aughra, quizás el personaje más peculiar de cuántos podían verse en el filme, sirve de hilo conductor para recorrer siglos de historia de una tierra mágica. Huelga decir que si hay un claro lector objetivo de esta serie esos son los niños que, ahora casi cuarentones, siguen soñando con aquél universo que tanto les fascinó y atemorizó a partes iguales hace tres décadas, y aunque aquí no lleguen a aparecer, es bien evidente que la lectura de futuras entregas, ya con el protagonismo de los skekses, superarán a esta interesante introducción que como aperitivo está bien, pero sabe a muy poco.

Cristal oscuro: Mitos de la creación vol.1

6INTERESANTE
  • Autores:Brian Froud, Brian Holguin, Alex Sheikman y Lizzy John
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 96
  • Precio: 18 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

1 Comentario

  1. Tengo 29 y haré los 30 este mes que viene, y crecí con esta peli. Es, junto con Willow, la Princesa Prometida y Laberinto una de las pelis fantásticas que más recuerdo de aquella época.
    Viendo Cristal Oscuro aun se me queda mal cuerpo con la escena en la que tienen a uno de esos gnomos atado a una silla y le van drenando la esencia, que pasa por unos tubos…

    En fin. Tengo tentaciones malsanas de hacerme con este cómic. Alguien más se lo ha leido? Vale la pena?

Deja un Comentario