‘Crisis de Identidad’, los héroes se echan una partida al Cluedo

cubierta_crisis_de_identidad.indd
‘Crisis de Identidad’ es, así a bote pronto y para ir rompiendo un poco el hielo, la mejor historia que DC ha publicado en los últimos años. Y no, no hay mucho más que añadir. Era el año 2004 cuando esta miniserie veía la luz y lo hacía de la mano de un recién llegado Didio (¡ains!, un auténtico incomprendido) a la editorial, con un puñado de ideas novedosas, una nueva forma de hacer las cosas que, a la postre, repercutiría en una ventas bastantes jugosas. Una fórmula que se ha ido repitiendo hasta la situación actual y los resultados han sido, digamos, mejorables en algunos aspectos.

Una época en la que la que Batman, Superman y compañía se preparaban para vivir unas nuevas crisis (le tocaba el turno a Crisis Infinita) pero antes llegarían éstas, unas Crisis de Identidad para la que no se racaneo en cuanto a grandes nombres. Un escritor de altos vuelos, de esos que firman best sellers jurídicos llenos de misterios y giros inesperados pero con un estilo elegante y bastante acertado: Brad Meltzer. Para la parte gráfica se optó por Rags Morales, artista que había trabajado en distintas colecciones con resultados más que satisfactorios y cuyo estilo sobrio y realista se adaptaría a la perfección al tono oscuro de la historia.

El novelista se nos muestra como un experto a la hora de manejar las emociones de los personajes y es, precisamente eso, lo más importante en esta aventura: mucha rabia e impotencia contenida ante un hecho que será el detonante de toda la acción. Algo para lo que parece que nuestros poderosos héroes no están preparados, algo que no han podido evitar a pesar de sus habilidades. Un asesinato, un misterio que resolver, un culpable al que descubrir, toda una cadena de incógnitas que mantendrán en vilo al lector gracias a la habilidad de Meltzer a la hora de ir dosificando la información.

Identity

Pero la cosa no se queda ahí, ya que de forma muy inteligente se van añadiendo más tramas paralelas a la principal, diversificando la acción y las distintas posibilidades en pos de crear un final trepidante. Y todo esto lo consigue sin hacer mucho ruido, no se cambia absolutamente nada de lo establecido, simplemente se añade una cualidad a los superhéroes que ya habíamos olvidado: humanidad. Se vuelven vulnerables, algo a lo que no están acostumbrados (ni nosotros tampoco), una situación nueva que los llevará a desconfiar unos de otros, provocando heridas que tardarán en cicatrizar bastante tiempo.

Todo funciona a la perfección en Crisis de Identidad, quizás, la historia más “humilde” en cuanto a planteamiento de todas las que se publicaron en aquellos años. Aquí no hay universos explotando ni deidades amenazantes, no, aquí lo que nos encontramos son dos autores dando el máximo, siendo bastante respetuosos con la continuidad anterior de todos los personajes que utilizan y, un desenlace, que abría un amplio abanico de posibilidades. Sin embargo, todo eso forma parte de un pasado que no sabemos si ocurrió o no, ya saben, cosas de los reboots. Para mí, existió y es de las mejores relecturas que se pueden hacer. Punto.
[Grade — 10.00]

Crisis de Identidad

  • Autores: Brad Meltzer y Rags Morales
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 288
  • Precio: 28,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

1 Comentario

  1. De todas las historias que tienen la palabra crisis esta es con diferencia la mejor, por humana, por calidad, duración, personajes etc.. Porque no hay poder o cárcel que pueda detener lo que aquí se plantea, definitivamente un 10

Deja un Comentario