‘Contra-X: Generación-X’, Warren Ellis y Brian Wood dan carpetazo a la saga mutante

genxHace más o menos veinte años, servidor era un quinceañero que se adentraba en el mundo del cómic americano de superhéroes. Hasta entonces mis lecturas habían sido las típicas (Mortadelos, etc.), para luego enganchar con la primera oleada de mangas editados en nuestro país de manos de Fórum. En el instituto, el que sería uno de mis mejores amigos, un Marvel zombie de pro (DC era más complicado en aquella época, con las erráticas ediciones de Zinco) empecé a leer cómics de la Casa de las Ideas de forma masiva, y empezando mis propias colecciones.

Una de las que recuerdo con más cariño y más interés fue ‘Generación-X’, que llegó a mediados de los 90 a España. Sus autores eran Scott Lobdell y Chris Bachalo, y la serie presentaba lo que había sido (y sería) una costumbre en Marvel: el necesario relevo generacional que, cada X tiempo (nunca mejor dicho), la editorial lanzaba para captar nuevas añadas de lectores. Era la época del grunge y del nuevo no-future, y no fue difícil bautizar a aquel nuevo supergrupo de mutantes, encabezado por la siempre joven Júbilo, como Generación-X. El argumento no dejaba de ser el mismo desde que el viejo Charles Xavier se había hecho cargo de la primera Academia para Jóvenes Talentos, sólo que actualizando la fórmula. Y el trabajo de Bachalo… Bueno, qué os tengo que decir a los que ya conocéis su obra (‘Muerte’, ‘Steampunk’, etc.): su proverbial genio es sólo comparable con su lentitud o falta de constancia (y no es un dibujante que se haya prodigado mucho en los últimos diez años, que yo sepa. Ignoro la causa).

No bien había arrancado la prometedora serie ‘Generación-X’, los títulos mutantes (¿o era todo el universo Marvel? No lo recuerdo) se vieron inmersos en el cross-over anual de turno. Veníamos del muy reciente cruce ‘La alianza Falange’, que fue el detonante para la creación del nuevo grupo, y de golpe nos metíamos en ‘La era de Apocalipsis’, un megacrossover que llevaba todos los títulos a un universo alternativo donde Apocalipsis era el dueño y señor del mundo. Tengo que decir que aquel cruce me gustó: todas las cabeceras cambiaron de título, con una versión alternativo de nuestros héroes, que duró cuatro meses, y luego (alehop, estrategia de márketing) todas las colecciones reiniciaron su numeración, supongo que en otro esfuerzo para recabar nuevos lectores.

Lobdell y Bachalo realizaron los números del crossover y siguieron algo más, pero en 1997 dejaron la serie. Sus sustitutos, Larry Hama (y luego Jay Faerber) y Terry Dodson, no acabaron de encajar con el encargo que tenían y la serie empezó a tomar malas decisiones que motivaron que empezara a descender en ventas.

Así que nos plantamos en el año 2000, cuando, bajo la iniciativa ‘Contra-X’, un intento de impulsar algunas cabeceras mutantes que vivían sus horas bajas, Marvel pone a Warren Ellis, que ya empezaba a ser conocido por su estilo irónico y cínico de escribir, como supervisor y coordinador de la serie, dejando los guiones a Brian Wood (‘X-Men’, ‘Mara’, ‘Northlanders’, etc.) y los dibujos a Steve Pugh, para intentar reflotar la serie. Panini ha recopilado ahora en un único tomo la recta final de ‘Generación-X’, lo que representa el último año del título. ‘Generación-X’ cerró en el número 75, en junio de 2001.

Así pues, aunque Warren Ellis encabeza la lista de autores en la portada, su labor se limitó a dar las indicaciones pertinentes a Brian Wood, que en esta recta final busca volver un poco a los orígenes del concepto mutante y tratar el tema de la discriminación y el hecho de ser adolescente y diferente. La acción decae un poco y, aunque el grupo debe enfrentarse a varias amenazas, Wood se centra, sobre todo, en buscar la configuración de los personajes y las relaciones entre ellos. Pero en los últimos números, no sabemos si por el cierre anunciado u otra circunstancia, las tramas dejan de tener demasiado sentido. En un momento determinado, Paige se pregunta “¿Qué estamos haciendo aquí? O sea, llevamos varios años en este sitio, pero ¿nos queda menos para graduarnos? ¿Acaso la gente se gradúa en este lugar? ¿Acaso no estamos contribuyendo a que las cosas sigan como están y nunca cambien?”. Los autores parecen estar hablando por boca de su personaje, primero, aceptando la falta de sentido y de rumbo que lleva la colección, y segundo, evidenciando los problemas de una continuidad que no permite envejecer a los personajes de manera natural. En los últimos episodios todo es como forzado, es un quiero y no puedo de unos personajes que, simplemente, se están dejando llevar, pero no tienen ningún ánimo para seguir adelante o hacer algo diferente.

genx2Por lo que al final nos parece lo más natural que, para no languidecer más, la colección se cierre, y Banshee y Emma Frost cierren el chiringuito porque sus pupilos deciden abandonar e irse con la música a otra parte. Un final triste en todos los sentidos, porque no hay peor salida que echar el cierre evidenciando que las ideas se habían acabado.

En el apartado visual, tanto Steve Pugh como Ron Lim están acertados en su trabajo, pero la labor de sus entintadores desvirtua totalmente su estilo, especialmente en el primer caso, dejando el resultado en un simple nivel de correcto. Las portadas interiores corren a cargo, la mayoría de ellas, del gran Arthur Adams.

El presente volumen ‘Contra-X’ resulta un material más orientado a los completistas de la serie, ya que no aporta prácticamente nada a lo que ya hubiéramos visto antes. Ni tan siquiera el cacareado papel de Warren Ellis en la serie es capaz de salvar el material de la dejadez en la que se había instalado y en la que finalmente terminó inmersa hasta su final.

Contra-X: Generación X

  • Autores: Warren Ellis, Brian Wood y Steve Pugh
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas:320
  • Precio: 25 euros

Etiquetas

Josep Oliver @cisnenegro

Lector todoterreno, filólogo de vocación, actualmente profesor de Literatura en Secundaria. En esto del cómic he intentado tocar todos los palos: en el teórico, he escrito diversos artículos académicos; en el práctico soy coautor del cómic “El joven Lovecraft”, y como crítico y divulgador de cómic escribo en varias publicaciones. Mantengo el blog Cisne Negro desde hace más de diez años.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario