‘CES Thunderbolts: ¿Un Mundo Feliz?’, el fin de una era

thunder
Para el que lleve en esto de los comics un buen tiempo, los nombres de Kurt Busiek y Fabian Nicieza deberían sonarle cosa fina. El primero de ellos, con su narrativa clásica y detallista, encandiló a buena parte de los aficionados a los tebeos durante la convulsa década de los noventa con, primero, Thunderbolts y, más tarde, con Los Vengadores. El segundo, hombre de la casa, se sumó a la moda de las colecciones “molonas” con un par de títulos bastante notables: Los Nuevos Guerreros y X-Force. Es en este ‘CES Thunderbolts: ¿Un Mundo Feliz?’ donde sus caminos se cruzan.

Una vez que Busiek contó lo que tenía en planificado para el grupo de malotes fue Nicieza el que tomo el relevo, tarea bastante desagradecida y peligrosa ya que el nivel que había demostrado el de Boston a lo largo de su estancia en la cabecera había colmado las expectativas de todo el mundo. Tocaba sacar la lupa y observar de lo que era capaz el amigo Fabian. Desde ya, y para tranquilidad del respetable, podemos afirmar que la esencia de la colección sigue intacta, con otro estilo distinto al utilizado por Busiek pero con el mismo índice de disfrute al que estábamos acostumbrados.

Rápidamente, leyendo Thunderbolts mes tras mes, la colección se convirtió en el “todo puede pasar” de la editorial, algo que quedó patente desde el primer número. No es algo sencillo empatizar con unos personajes que no son Iron Man o El Capitán América, sobre todo si atendemos a la naturaleza de la formación. Aún así Nicieza se las arregla bastante bien e introduce nuevos personajes como Clint Barton, Hombre Planta, Pájaro Cantor, Polilla, Cardinal o Ciclón. Para terminar de rizar el rizo, nos vamos a encontrar con dos formaciones distintas, alternando la acción de cada número para narrarnos qué le ocurre a cada grupo.

El volumen se abre con una saga en la que visitaremos la Contra-Tierra, más tarde llegará Ojo de Halcón y finalmente nos daremos de cara con Zemo. El apartado gráfico corre a cargo de gente tan capaz como Patrick Zircher, Stefano Caselli o Manuel García. Con esta sexta entrega (si contamos el volumen dedicado a Los Protocolos Nefaria), Panini cierra la publicación de una colección mítica, que en su momento fue todo un descubrimiento y que el paso del tiempo ha tratado bastante bien. Después llegarían nuevos autores pero la etapa “clásica” se cierra aquí, quedando una lectura de lo más compacta y entretenida.
[Grade — 8.50]

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.