‘Cazafantasmas: ¿A Quién Vas a Llamar?’, ¿Machacafantasmas?…¡Compro!

Desde que empezara su publicación hace ya algunas entregas, la franquicia “Cazafantasmas” ha sido una de las beneficiadas y mejor cuidadas por parte de Fandogamia, otorgándole una presencia en las estanterías de las librerías especializadas más o menos continuada, hecho que juega a favor de unos personajes e historias que cada vez cuenta con mayor número de seguidores. Evidentemente, para gozar de una situación tan beneficiosa y positiva debe haber algo más que poner a la venta un nuevo tomo con cierta asiduidad. Hay un equipo creativo muy inspirado que desde el primer número supo qué tono imprimir a esta nueva aventura gráfica, manteniendo el espíritu de las películas originales y haciendo de los protagonistas un fiel reflejo de lo visto hace años en las salas de cines (y después en casa otras tantas de veces), la contemporanización que todo este particular universo sufre nos es más que otro acierto que añadir a la larga lista de razones para arrimarse a una cuarta entrega tan imprescindible como las anteriores.

Porque se puede decir más alto pero no más claro, este ‘Cazafantasmas: ¿A Quién Vas a Llamar?’ sigue siendo tan divertido, satírico y entretenido como todo lo leído hasta ahora. Es más, no nos da la impresión de que la serie se haya estancado y acomodado en la premisa inicial, aquí todo avanza y evoluciona, creando nuevas situaciones que ayuden a expandir un universo y una continuidad que va creciendo y haciéndose cada vez más interesante. Mientras mira de reojo a mucho de lo que pudimos ver en los largometrajes de Ivan Reitman (aquí hay algo más que un guiño a los acontecimientos que tuvieron lugar en la segunda película) introduce elementos tan originales y con tantas posibilidades como es la existencia de una competencia en el terreno de la lucha contra los seres ectoplásmicos. Díganme ustedes si no estamos ante un filón de lo más aprovechable en el futuro. El cariño con el que “el material de referencia” es tratado por el guionista no es más que otra prueba de lo respetuoso que se muestra con la franquicia en general, aportando cosas propias que, por muy locas que puedan parecer al principio, no desentonan en absoluto con el tono ochentero que tan bien conocemos.

Erik Burnham y Dan Schoening hacen gala de una sinergia creativa que muestran desde el primer volumen casi sin despeinarse, mejorando con cada arco argumental que ve la luz. El guionista se nota que ha hecho los deberes y las caracterizaciones de los personajes no pueden ser más adecuadas y acertadas. Pero si hay algo especialmente brillante son los diálogos que Burnham se saca de la manga, tan ingeniosos y divertidos como socarrones, conservando aquella chispa inconfundible que Bill Murray o Dan Aykroyd aportaban en cada línea que pronunciaban en los largometrajes. Hasta se permite el lujo de recurrir a un personaje como es el hermano de Ray, un homenaje más que acertado, que fue introducido anteriormente y que aquí alcanza la lucidez de la genialidad. Y si Burnham realiza un trabajo esplendido, ¿qué decir de su compañero Dan Schoening? Su estilo caricaturesco se muestra ideal a la hora de producir páginas llenas de dinamismo y ritmo, magistralmente iluminadas en las que brillan con gran intensidad unos personajes perfectamente diseñados, cada uno de ellos únicos, exhibiendo una identidad gráfica que los convierte en viejos conocidos para el lector recién llegado. Un tomo que cierra el primer volumen publicado por IDW allá por el año 2012 y que deja las puertas abiertas para mucho más, material altamente recomendable del que esperemos Fandogamia dé buena cuenta en breve.

[Grade — 8.50]

Cazafantasmas: ¿A Quién Vas a Llamar?

  • Autores: Erik Burnham y Dan Schoening
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 12.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.