‘Carthago 3. El monstruo de Yibuti’, cambio de dibujante, mismo nivel

Carthago_3

Seamos breves, no porque el álbum lo merezca —mi mucho menos— sino porque como tercera entrega que es de la tetralogía inicial firmada por Christophe Bec, este tercer volumen de ‘Carthago’ sirve de precisa continuación a lo que ya habíamos visto y repasado sobre los dos primeros, continuando el escritor con el desarrollo de las muchas tramas abiertas a lo largo de las 112 páginas anteriores y dando poco a poco respuestas a algunas de las mismas —las menos, todo sea dicho— mientras abre aquí unos interrogantes con mayúsculas que no hacen sino aumentar sobremanera el interés que ya se había generado con anterioridad acerca de esta historia sobre criaturas submarinas prehistóricas, niñas que ocultan habilidades especiales desconocidas y civilizaciones acuáticas que nunca formaron parte del mundo de la superficie.

Manteniendo pues todo el interés posible hacia Kim Melville, su hija, London Donovan y ese megalómano multimillonario que es el Sr. Feiersinger, el apunte curioso de este ‘El monstruo de Yibuti’ recae, como ya anunciáramos cuando reseñamos el primero de los álbumes, en que la responsabilidad del apartado gráfico pasa del muy interesante Eric Henniot pasa aquí a Milan Jovanovic debido a diferencias muy irreconciliables entre el artista que se hizo cargo de las dos primeras entregas y el creador de la historia. En lo que respecta a Jovanovic, lo mejor que se puede decir del dibujante nacido en la antigua Yugoslavia es que cumple sin estridencias gracias a la claridad de sus composiciones y trazo. Harina de otro costal es que comparado con Henniot salga claro «perdedor» y que ello juegue en detrimento, aunque no exceso, de la percepción final sobre esta antesala del que se antoja como apasionante final para ‘Carthago’.

Carthago 3. El monstruo de Yibuti

  • Autores: Christophe Bec y Milan Jovanovic
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 56 páginas
  • Precio: 15,20 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.