‘Capucha Roja y los forajidos. Redención’, el regreso del temido Scott Lobdell

Capucha roja y los forajidos portada

Ah, los noventa. ¿Cómo olvidar los cómics de aquella década? No, en serio ¿cómo podríamos olvidarlos? ¿Qué habría que hacer para borrar de nuestra memoria las interminables sagas mutantes, las eras de Apocalipsis, las primeras series de Image, los Heroes Reborn…? ¿Qué? No todo fue infumable durante aquellos años, obviamente, pero lo que uno guarda en su recuerdo sería poco grato sino fuera porque aquellos años fueron los que consolidaron mi afición y expandieron mi colección hasta empezar a tomar la forma que tiene hoy, aunque, todo hay que decirlo, de aquellos tiempos no quede ni una puñetera grapa en mis estanterías.

Asociado de forma indeleble a un momento editorial en el que todo valía para vender cuantos más cómics mejor(y aquí supongo que todo el mundo recordará las políticas de las cientounamil portadas diferentes para un mismo cómic) está Scott Lobdell, guionista responsable de muchos de los acontecimientos gordos que acaecieron en Marvel por aquél entonces y uno de esos nombres que uno creía que no iba a volver a ver en la portada de un cómic hasta que el primer número de ‘Capucha Roja y los forajidos‘ vio la luz en septiembre de 2011.

Amado y odiado a partes iguales, Lobdell parece haber estado, parafraseando a Lando Calrissian, en “perfecto estado de hibernación” durante los muchos años que no se ha sabido nada de él, más que nada porque, leyendo este primer volumen recopilatorio de la serie protagonizada por Jason Todd, Roy Harper y Koriand’r (o lo que es lo mismo, el nuevo Capucha roja, Arsenal y Starfire) me ha parecido que tenía veinte años menos y volvía a ser un pre-universitario que “flipaba en colores” con lo que la pluma del guionista dejaba entonces en ‘Uncanny X-Men‘ o ‘Generation X‘.

Capucha Roja y los forajidos interior

Sólo así se explican la superabundancia de diálogos que no llevan a ninguna parte. Ese sentido de la acción desbordada que no lleva a ninguna parte. Unos personajes planos que se reducen a la mínima esencia de arquetipos que tiempo ha dejaron de llevar a alguna parte. Unas falsas sensaciones de “molonería” y “chulería” generalizadas que, ¿lo adivináis?, exacto, no llevan a ninguna parte.

Y como todo lo anterior no era suficiente, para rematar la faena Lobdell se saca de la manga a un trío de protagonistas carente de carisma cuyas relaciones están forzadas hasta decir basta (¿de verdad hay alguien que se crea el “triángulo” que aquí se plantea?) y que, además, sirven al escritor para apuñalar por la espalda a sus respectivas trayectorias en el pasado de la editorial.

En la misma onda que lo que el guionista plantea, encontramos el trabajo de un Kenneth Rocafort que es, como no podía ser de otra manera, tan espectacular como vacuo. Alumno aventajado de la escuela Silvestri, Rocafort le pone empeño a unas páginas destinadas a intentar epatar al espectador con mucha pose y mucha splash simple y doble para que éste no piense demasiado en la nadería que está leyendo; pero a la que uno rasque en la superficie, ni el trazo más espectacular puede ocultar el plúmbeo devenir de una serie que, por momentos (y sólo por momentos muy puntuales) casi pasa por ser un entretenimiento de rápido consumo…y hasta eso le cuesta.

FICHA TÉCNICA: Capucha Roja y los forajidos. Redención
  • Autores: Scott Lobdell y Kenneth Rocafort
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 184
  • Precio: 16,95 euros
Capucha roja y los forajidos review

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en