‘Cable #1: Hija de la Guerra’, o explotando al cazador y el cazado

Cable: Hija de la Guerra

‘Complejo de Mesías’ y ‘Especies en En Peligro’ pusieron patas arriba todo el universo mutante, dando paso a ‘La División Hace la Fuerza’ la nueva etapa mutante que comienza este año en España y que durará unos cuantos meses hasta la llegada de ‘Destino Manifiesto’. Como siempre en estos casos se aprovecha para relanzar nuevas series y nuevos volúmenes. En esta ocasión Marvel aprovechó las vicisitudes del final de esta saga para lanzar la nueva serie de ‘Cable’.

Así pues esta nueva serie coge el hilo de la seguridad de la primera mutante nacida tras aquel fatídico «No More Mutants» que pronunció Wanda Maximoff al final de ‘Dinastía de M’ y que sentenció la extinción de la especie mutante. Sobre esa niña giró el universo mutante en los últimos meses, los que querían matarla, los que querían utilizarla y los que querían que se la dejara en paz.

‘Cable #1’ sitúa la acción en el año 2043 donde aterriza Nathan Summers para proteger a la niña de aquellos que pretenden asesinarla. Un año en el que los mutantes ya no pululan en el universo, al haber muerto ya casi todos. Pero el haber viajado en el futuro servirá del poco a nuestro amigo ya que pronto aparecerá Lucas Bishop, el traidor del grupo y que pretende acabar con la vida de la proclamada última esperanza mutante. Comienza así una persecución entre los que son los últimos mutantes del planeta. Como apunte decir lo curioso que es que Bishop, quien viajó al pasado para detener al traidor de la Patrulla-X (papel desempeñado por Charles Xavier poseído por Onslaught, aunque en un comienzo Gambito era el candidato ideal, y pensado por Claremont, aunque eso es otra historia) se convierta al cabo de los años en el traidor de Especies en Peligro.

El guión, firmado por Duane Swierczynski, no pasa de ser flojo, convirtiendo en toda la fábula del ratón y el gato en una historia plana. A su favor he de decir que el método utilizado para la narración, a través de cuadros de pensamiento, reflexión, es un recurso bastante interesante si se sabe usar. De hecho creo que para esta historia le queda bastante bien, aunque debe de cuidar el que los pensamientos tanto de Cable como de Bishop nos hagan empatizar con ellos. Y es algo en lo que Swierczysnki falla. Sabemos que Bishop es el malo de la historia, pero aun metiendonos en su cabeza no justificamos sus hechos y sale perjudicado. Es decir, si eliges esta forma de narrar qué menos que intentar que comprendamos los motivos de Bishop. Creo que debería de profunidizar en este sentido.

Ariel Olivetti nos presenta un dibujo genial y un arte muy visual. Sin embargo me disgusta el que los fondos sean retoques fotográficos. Creando una composición extraña, no tanto a la hora del escenario, pero sí a la hora de crear efectos visuales como la estela de fuego de Bala de Cañón o el humo de las armas. Quizás sea más cuestión de acostrumbrarse.

Review Cable

Duane debe anotar muchas mejoras para convertir en esta serie en interesante, ya que la premisa lo es, falla la ejecución. Espero que sólo sea cuestión de los primeros números, pero esta primera toma de contacto es, como ya he dicho, muy floja.

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en