‘Brass Sun: La rueda de los mundos’, viaje por un universo fascinante

brass_sun

La inspiración puede surgir de los lugares y momentos más insospechados. En el caso de Ian Edginton, la idea para crear este ‘Brass Sun’ le llegó mientras se documentaba para otra serie. Tras consultar un planetario, una maqueta mecánica del sistema solar, se encontró preguntándose: “¿Y si existiera algo como esto en la realidad?”. Y consciente de que no existía, decidió inventárselo él. El resultado es un cómic que derrocha imaginación por los cuatro costados, donde I.N.J. Culbard ha sido el encargado de plasmar en imágenes las maquinaciones de Edginton con muchísimo acierto.

Efectivamente, el sistema planetario de ‘Brass Sun’ es una especie de gigantesco artilugio mecánico donde todos los planetas están unidos entre sí, conectados a la llamada rueda de los mundos, que los hace girar alrededor del sol que sustenta la vida en cada uno de ellos. Al igual que ocurre en nuestro universo, nadie sabe con certeza cuál es el origen de este complejo entramado planetario, así que corren toda clase de historias y leyendas, algunas de las cuales han terminado por convertirse en religiones dominantes. Sin embargo, algo falla en este mecanismo: el sol gira cada vez más lento y los planetas que están conectados a él corren el riesgo de congelarse, acabando con la vida de todos cuanto los habitan. Una joven llamada Wren, siguiendo las indicaciones que le dejó su abuelo antes de morir, será la encargada de buscar la llave perdida, el único artilugio capaz de reiniciar el sol y devolver la normalidad al sistema. En su gesta, se topará con numerosos enemigos y algún que otro aliado, mientras recorre los insólitos mundos surgidos de la mente de Ian Edginton.

Entre sus enemigos, se topará con un egocéntrico duque cuya familia sustenta una vastísima biblioteca dedicada a recopilar hasta los detalles más ínfimos de su existencia —por ejemplo, hay un ala entera dedicada al huevo que desayunó una vez el bisabuelo del duque—, y con las hermanas Dulce, miembros del gremio de comerciantes que surcan los cielos a bordo de aeronaves que parecen una versión renovada de los barcos pirata de antaño. Entre sus aliados, el joven Septimus, aprendiz de maquinista que algún día deberá velar por el buen funcionamiento del sistema, y Ramkin, aliado por conveniencia que solo mira por lo suyo, aunque su ayuda resultará inestimable en alguna ocasión. Personajes bien definidos en todos los aspectos, desde su personalidad hasta su atuendo, pero que al final palidecen frente al verdadero atractivo de ‘Brass Sun’: el muestrario de mundos y planetas que vamos descubriendo conforme avanza la lectura.

Así, el viaje que nos propone ‘Brass Sun’ arranca en un planeta llamado Pata Trasera, donde unos fanáticos religiosos han montado su propia versión de la Inquisición. Nos conduce después a Fortaleza, que en realidad no es otra cosa que un palacio gigantesco, donde cada región, cada pueblo y cada aldea conforman sus habitaciones y estancias. El viaje prosigue por otros lugares sorprendentes que avivan nuestra imaginación, y que es mejor que cada lector vaya descubriendo por su cuenta. Entre medias, los protagonistas sortean toda clase de peligros mientras la acción discurre a un ritmo notable, salvo en contadas ocasiones donde ciertos pasajes se alargan un poco más de la cuenta.

Edginton y Culbard han creado un universo con personalidad propia, complejo y variado, con su propia historia y mitología, donde cada pieza se une a las demás para formar un todo coherente y evocador. No obstante, la historia no termina con este primer volumen, así que los lectores más aventureros tienen una cita con la próxima entrega para descubrir si Wren y su amigo Septimus consiguen encontrar la llave que ponga fin a la amenaza que asola a los planetas de este singular universo.

Brass Sun: La rueda de los mundos

  • Autores: Ian Edginton y I.N.J. Culbard
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 208
  • Precio: 20,50 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

2 Comentarios

  1. Algo nuevo y con pinta inmejorable. De verdad, que me llama la atención y ya hace mucho que no voy por mi tienda de comics favorita. Si cae, ya os contaré qué tal.

    • Si le das una oportunidad a ‘Brass Sun’, creo que te gustará. Es un buen tebeo de aventuras, enmarcado en un universo muy original. Ya nos contarás

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.