‘Black Hammer: La Edad Sombría Parte II’, incansable Lemire

Con la ingente cantidad de referencias que hemos podido disfrutar en los últimos meses de proyectos relacionados con el maravilloso mundo de “Black Hammer”, casi nos habíamos olvidado de la serie madre, aquella de la que deriva todo lo que hemos estado leyendo recientemente. Pero bueno, nadie puede echar en cara nada puesto que el goteo ha sido incesante y no ha llegado a existir ni un solo momento de aburrimiento entre tantas páginas. Aún así, Astiberri se apiada de nosotros y nos trae este ‘Black Hammer: La Edad Sombría Parte II’, cuarta entrega de la trama principal y conclusión de una saga más que interesante. Interés que se centrará principalmente en las consecuencias de todo lo narrado por Jeff Lemire, guionista que ha sabido jugar con elementos clásicos y vistos miles de veces pero que maneja a la perfección para captar la atención del lector. Y yo me pregunto, ¿de dónde sacará este señor la inspiración para facturar tantos comics como lo hace?

Poco nos debe importar si todos están tan bien rematados como estos que tenemos en las manos, hecho que queda más que patente tras una relectura a la anterior entrega (algo recomendable para tener fresco algunos de los conceptos y situaciones que allí se exponían). Atrás queda el misterio que reinaba en la granja y Randall (conocido como el Coronel Weird) tendrá que ponerse manos a la obra si quiere salvar a sus compañeros. Esto le llevará a emprender un viaje fuera de la Para-Zona, una salida en la que algo saldrá mal y nuestro protagonista se sentirá realmente perdido por primera vez en su vida. Es en este preciso instante en el que las cosas empiezan a ponerse un poco raras y donde parece que Lemire se mueve como pez el agua. Se saca de la manga un universo tan extraño como apasionante, plagado de personajes que encuentran su inspiración en otros de las Edades de Oro y Plata del comic americano como por ejemplo el Inspector Insector, un tipo más que desconcertante pero que nos cautivara desde el primer minuto en el que aparece. Todo ello manejado con gran tino por el canadiense para hacernos saber que una gran amenaza para el equilibrio universal está a punto de regresar.

De esta manera enfilamos la segunda mitad del volumen con el grupo viviendo vidas carentes de emoción y sin recordar nada de lo que ha ocurrido. Sin embargo, algo no va bien y todos ellos lo saben por lo que intentarán volver a reunirse para cambiar un final que no tiene muy buena pinta. Lemire cierra el círculo que empezó hace ya algunos tomos y lo hace de manera magistral, dando carpetazo a muchas tramas pero dejando otras abiertas para poder continuar en un futuro con este mundo lleno de posibilidades. El trazo feista y minucioso de Dean Ormston, dibujante principal de la serie, vuelve a brillar tal y como lo ha hecho hasta ahora en anteriores entregas. Un ilustrador destinado a poner imágenes a comics de un corte distinto al de superhéroes se convierte en pieza fundamental, dejando en evidencia a muchos colegas de profesión. Se une a la fiesta (en la mencionada primera mitad del volumen) un Rich Tommaso que, al igual que Ormston, se marca unas páginas llenas de detalles y momentos tremendamente interesantes, aportando un toque más “indie” a un comic soberbio. Comic dentro del comic, ramalazos pulp, lo mejor de Stan Lee y Jack Kirby…todo esto y más en una colección que se ha convertido con cada nueva entrega (y spin-off) que aparece en todo un referente del comic moderno.

[Grade — 9,00]

Black Hammer: La Edad Sombría Parte 2

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 192 páginas
  • Precio: 18,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.