‘Biblioteca Relatos Salvajes Volumen 1’, la vida no termina en Conan

Hace poco hemos tenido cierta polémica debido a los distintos formatos que han ido apareciendo para publicar un mismo material. Los tebeos en cuestión han sido los correspondientes a “La Espada Salvaje de Conan”, un magazine exquisito que, en nuestro país, ha sido reeditado constantemente de mil y una formas. Pero nadie se esperaba que los derechos del personaje recalaran en La Casa de las Ideas, una maniobra editorial que significaría nuevas aventuras firmadas por autores muy interesantes y… ¿adivinan? Correcto, otro baile de ediciones para las aventuras en blanco y negro del cimmerio. Los chicos de Panini estuvieron bien rápidos y, tras unos “Marvel Limited Edition” que literalmente duraron lo que una fogata hecha con papeles (alcanzando precios en el mercado de segunda mano de los que parecían impensables por estos lares), ponían en circulación la “Biblioteca Espada Salvaje de Conan”, la salvación de muchos coleccionistas que no habían llegado a tiempo a esos MLE. Entonces, ¿todos contentos? Bueno, siempre había alguien que alzaba un poco la voz pero nada que no se solucione con volúmenes como el que reseñamos hoy.

Tras el éxito cosechado por el personaje a principios de los setenta, Marvel movió ficha y se sacó de la manga una nueva cabecera con “aspecto” más adulto, ya saben, muchos pensaban así del formato revista, como si estuviera reservado para historietas más elevadas y de temática más seria. De esta manera surge “Savage Tales”, una publicación en la que tendrá cabida desde el aguerrido bárbaro hasta todo tipo de personajes con el fin de tocar el máximo número de géneros. Un poco más tarde y gracias a lo exitoso de la creación de Robert E. Howard, el personaje tendría su propio magazine, “Savage Sword of Conan”, en la que a diferencia de su colección hermana, “Conan the Barbarian”, las páginas lucirían en glorioso blanco y negro. Para regocijo de los más completistas nos llega a las librerías esta ‘Biblioteca Relatos Salvajes Volumen 1’, primera entrega (de dos) en la que encontraremos esas aventuras que no cuentan con Conan en los créditos. Una estupenda selección que esconde auténticos tesoros de aquellos años.

El pistoletazo de salida lo dará otro tipo en taparrabos residente en la Tierra Salvaje, un Ka-Zar que en compañía de su inseparable Zabu vivirá aventuras alejadas del mundo superheroico que tantas veces le hemos leído. Un tono adulto que se consigue gracias a una violencia más explícita que en otras ocasiones y algún que otro desnudo femenino casi gratuito. También tendrá su momento de gloria un personaje que nace como respuesta a La Cosa del Pantano de DC, el guardián que vigila el nexo de las realidades, la primera aparición del Hombre Cosa, un monstruo que a día de hoy sigue apareciendo esporádicamente en algún título de temática oscura o de terror. El volumen se completa con diversos relatos que no gozaron del favor del público y no tuvieron más continuidad que la que aquí nos vamos a encontrar: Hermano Negro, La Furia de las Femizonas o Un Lúgubre Futuro. Independientemente del interés de algunas de las historias aquí contenidas, ya sea por el género al que pertenecen o bien por el personaje implicado, lo que nadie puede negar es la calidad con la que brillan todas ellas. Algo que se entiende perfectamente si atendemos a los autores implicados: Stan Lee, Roy Thomas, Gerry Conway, John Buscema, Gil Kane, Gray Morrow y John Romita Sr. Un primer volumen de altísimo nivel que cuenta con grandes nombres en estado de gracia, algo que podremos seguir comprobando en la siguiente entrega, un nuevo tomo que terminará por recuperar el resto de una cabecera mítica pero que tuvo un recorrido muy corto.

[Grade — 8.50]

Biblioteca Relatos Salvajes Volumen 1

  • Autores:V.V.A.A.
  • Editorial:Panini Comics
  • Encuadernación:Cartoné
  • Páginas: 184 páginas
  • Precio: 18.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.