‘Batman y Robin vols. 7 y 8’, Batman Team-Up, esta vez, con Dos Caras

Batman y Robin
Muy pocos aficionados creían en las posibilidades de esta serie más allá de ser una herramienta en la intrincada etapa con Grant Morrison a la cabeza. Y es difícil de comprender esta forma de juzgar una colección cuando en sus créditos podemos encontrar los nombres de Peter J. Tomasi y Patrick Gleason, dos autores que firmaron un trabajo soberbio en la cabecera protagonizada por los Green Lantern Corps. Aun así, la visión que el guionista ofrece de la pareja de héroes es de lo mejor que ha dado DC desde el comentado reboot.

Pero la cosa no queda ahí ya que también tendrá que lidiar con las imposiciones editoriales, la cabecera tendrá que adaptarse al crossover de turno, algo de lo que muchos guionistas se quejan pero que, al final, tienen que pasar por el aro. ¿Último escollo? Para nada, faltaba lo mejor, algo que todo el mundo sabe ya y que en una serie titulada Batman y Robin, hace replantearse muchas cosas, cambiar absolutamente todo para que la colección pueda seguir adelante sin que se eche demasiado en falta el elemento perdido por el camino.

Tomasi es una de esos profesionales que ya llevan un tiempo en esto de los tebeos y sabe adaptarse a las circunstancias sin elevar demasiado la voz así que una vez que el famoso deceso tuvo lugar la serie se transformó en una suerte de Team-Up por el que mes tras mes desfilaba lo más granado de DC para acompañar a Batman en sus correrías nocturnas. Red Robin, Capucha Roja y ahora Dos Caras, todos se han dejado ver por las páginas de la colección siendo el desfigurado ex fiscal del distrito el que más tiempo ha permanecido compartiendo título.

Una sobresaliente historia que abarca los dos últimos volúmenes de ECC y que sirven para narrarnos el origen de Dos Caras, introducir nuevos personajes y mezclarlo todo para dar una saga trepidante y muy bien ejecutada. Todo comienza cuando lo más granado de la mafia de Gotham decide dar caza a todo aquel enmascarado que quiera una parte del pastel a repartir entre todos los villanos de la oscura ciudad. Esto provocará el regreso de Erin McKillen, personaje de vital importancia tanto en la vida de Harvey Dent como de Dos Caras.

ByRPagina

La historia de Tomasi nos llevara a todo lo que está pasando actualmente en Gotham pero también nos encontraremos bastantes flashbacks que nos irán aportando toda la información necesaria para comprender mejor la relación entre las hermanas McKillen y Dent. Este “nuevo” fiscal del distrito no es tan transparente como la “antigua” versión, sus actos no son tan legales como siempre hemos creído, algo que incidirá de manera explícita en la transformación del personaje.

En el segundo volumen nos encontraremos, además de la resolución de la saga, el segundo anual de la serie. Una historia bastante cercana y amable en la que podremos rememorar la primera noche de Dick Grayson como compañero de Batman, un relato que compartiera junto a Damian en algún momento del pasado y que nos dejará con un pellizco cogido en el pecho.

Sin embargo, nada de esto sería posible sin el dibujante que ha estado acompañando a Tomasi en sus últimos trabajos desde hace ya un buen puñado de años: Patrick Gleason. Su visión del Hombre Murciélago es oscura, desafiante y bastante terrorífica. Estilo bastante opuesto a las escenas protagonizadas por Bruce Wayne, Alfred o cualquiera de sus compañeros, páginas que rebozan buen hacer y, en algunos casos, una calidez entre los personajes que pocos artistas saben captar hoy en día. Otra muestra más de la calidad que hay encerrada en las páginas de esta colección “menor” de la franquicia, una serie que hasta ahora se ha mantenido en un excelente nivel y que la información que nos llega desde los Estados Unidos la coloca en el foco de máximo interés.
[Grade — 8.50]

Batman y Robin vols. 7 y 8

  • Autores: Peter Tomasi, Patrick Gleason y Doug Mahnke
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 96
  • Precio: 8,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.