‘Batman y Robin: Perla’, la forja de un héroe


Parece que últimamente no paramos de hablar sobre aquella etapa, ya algo lejana, que fue “Las Nuevas 52”, un movimiento editorial por parte de DC Comics que generó polémica en grandes cantidades. Quizás es cierto eso que dicen que tienen que hablar de uno, aunque sea mal. No es el caso el comic que tenemos hoy entre manos ya que se trata de una cabecera que supuso todo un soplo de aire fresco entre tanto héroe enfadado. La idea de partida no puede ser más original y atractiva, una cabecera del Hombre Murciélago que se centra en la relación existente entre Bruce Wayne y su hijo Damian (entre ellos dos y sus respectivas identidades superheroicas, obviamente). Había que renovar un poco toda la vida privada del personaje, introducir nuevos elementos que imprimiera algo de novedad, y todo esto llegó con Damian, el dicharachero chaval que protagonizará momentos irrepetibles, y no todos serán divertidos.

Y en esa estamos, con un niño respondón y en plena fase de rebeldía que no duda lo más mínimo a la hora de enfrentarse al peligro que sea, aunque eso signifique llevarle la contraria a su progenitor. Damian Wayne no ha nacido para ser encerrado ni controlado, no es ningún vagón de cola, estamos ante la locomotora. Resulta bastante llamativo y sorprendente que haya elegido la opción de combatir el crimen y resguardarse en el lado de la justicia y el bien, así es Damian, una caja de sorpresas. Muchos serán los enemigos que irá haciendo por el camino, tanto los que se ganará por sus actos como los que “heredará” por los de su padre, algo inevitable. Terminus, el siempre temible Tribunal de los Búhos, El Club Saturno o Talia al Ghul son solo algunos de los que quieren ponerle las manos encima al pequeño justiciero.

Pero claro, no todo va a ser malas noticias ya que también tendrá la ayuda de la batfamilia como por ejemplo el resto de “Robins”, desde Red Robin hasta Nightwing pasando por Capucha Roja. El guionista Peter J. Tomasi, uno de los más entonados durante la mencionada etapa y el actual Renacimiento, plantea una colección llena de posibilidades, a su manera, casi se podría decir que es una cabecera familiar, dejando a un lado el lado más oscuro y sórdido de Gotham para centrarse en aspectos algo más luminosos. Nada de esto sería posible si no fuera por la pericia de un dibujante que ha ido evolucionando a grandes pasos: Patrick Gleason. Su estilo dinámico imprime una expresividad mayúscula en las caras de sus personajes, dando como resultado unas páginas llenas de fuerza y calidad. En DC debieron quedar bastante satisfechos con el trabajo que hicieron en su momento, tanto que se les concedió una de las cabeceras del Hombre de Acero en Renacimiento, volviendo a poner patas arriba toda la vida del kryptoniano e introduciendo la presencia de otro púber lleno de vitalidad y ganas de agradar a todo el mundo. No podemos quejarnos en ese aspecto, ECC sigue recuperando lo mejor de cada época y, qué duda cabe, este Batman y Robín nos dio muy buenos momentos que, ahora, podemos volver a disfrutarlos.
[Grade — 8.50]

Batman y Robin: Perla

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 176
  • Precio: 17,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.