‘Batman y Robin: Nacido Para Matar’, Tomasi y Gleason, nacidos para brillar


Puede costar un poco pero al final acabas creyéndolo. No todo lo que se hizo durante la etapa conocida como “Las Nuevas 52” era de mala calidad. No. También se publicaban algunas series que elevaban el nivel hasta unas cotas más o menos aceptables. El truco estaba en mirar a esos títulos que no hacían demasiado ruido, aquellos que mes tras mes iban a lo suyo y conseguían elaborar historias más que entretenidas, con personajes de primera línea y muy buenas ideas. En el caso del Hombre Murciélago, dejando un poco de lado la polémica cabecera de Snyder junto a Capullo y el pollo sin cabeza que terminó siendo Detective Comics, nos quedaba una colección “secundaria” que se ganó las alabanzas de crítica y público.

Batman y Robin Volumen 1: Nacido Para Matar’ recupera las primeras entregas de la serie encargada de adentrarse en la relación entre el maestro y su pupilo. Tras el cambio de “capucha” donde Dick Grayson pasa los bártulos, otra vez, a Bruce Wayne, nos llega un nuevo Robin, Damian, el hijo del propio millonario justiciero, un adolescente versado en el arte de matar y que tendrá que aprender a jugar en equipo, a hacer las cosas de manera distinta y, sobre todo, a convivir en la mansión con el bueno de Alfred. La vida en familia parece no estar hecha para este intrépido mozalbete.

Para terminar (o empezar) de añadir algo de picante a la historia, Peter J. Tomasi se saca de la chistera un personaje del pasado de Wayne, cuando este se formaba en los distintos campos de la estrategia en el combate y recibió las enseñanzas de distintos maestros de la materia en cuestión. Un mercenario conocido como Ducard le mostró el camino del combate cuerpo a cuerpo y el espionaje hasta que todo se torció y el bueno de Bruce tuvo que elegir entre seguir los pasos de su mentor o ser fiel a sus principios. Ahora ha regresado para atacar a Wayne donde más duele: la familia.

Descubrir a estas alturas de la película el buen hacer de Tomasi al frente de una colección no es nada nuevo, está demostrado más que suficiente la calidad que atesoran sus guiones, otro más es lo lógico y normal. Le acompaña Patrick Gleason, dibujante que lleva años en DC entregando páginas más que meritorias, y que aquí realiza su mejor trabajo hasta la fecha (ahora habría que “echarlo a pelear” con el Superman de Renacimiento). Entre los dos consiguen una colección que brilla con luz propia, que se aleja de la propuesta más clásica de las series hermanas pero que sigue siendo respetuosa con la (no) continuidad del personaje. Una lectura notable que ECC Ediciones recupera en una lujosa edición en tapa dura, haciendo justicia a la estupenda obra.
[Grade — 9.00]

Batman y Robin: Nacido Para Matar

  • Autores: Peter J. tomasi y Patrick Gleason
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 192
  • Precio: 19,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.