‘Batman: Rostros’, el adalid de la deformidad

GAB_rostros

Enmarcada dentro de la línea ‘Grandes autores de Batman’ encontramos esta historia creada por Matt Wagner en 1992, año en el que fue nominada a un premio Eisner. ‘Rostros’ fue el primer acercamiento de Wagner al murciélago, personaje con el que siguió trabajando en años posteriores y con el que ha demostrado tener una notable afinidad. La miniserie se desarrolló entre los números 28 al 30 de la cabecera ‘Legends of the Dark Knight’, la cual surgió en 1989 a raíz del éxito del Batman de Tim Burton, con la peculiaridad de contar con equipos creativos que iban rotando, permitiendo así un abanico mayor de enfoques y propuestas, así como una mayor libertad para que los autores desarrollaran su visión sobre el Caballero Oscuro. Pese a que por aquel entonces Wagner aún era un desconocido para el gran público, nuestro aguerrido autor no se amedrantó y se llevó a Batman a su propio terreno, atreviéndose incluso a ofrecer su propia interpretación de uno de sus villanos más emblemáticos: Dos Caras.

El atormentado Harvey Dent se convierte así en el ingrediente fundamental de este cómic, algo que lo emparenta con otra obra que vio la luz una década después y que el equipo de ECC también ha reeditado hace poco: ‘Batman: Jekyll y Hyde’. Dos tebeos con ingredientes parecidos y resultados muy dispares, cuyas diferencias me servirán para describir mejor lo que Wagner nos propuso con este volumen. Mientras que ‘Jekyll y Hyde’ apostaba por una atmósfera de thriller al estilo David Fincher, ‘Rostros’ se inclina más por el pulp, con ese estilo tan característico de Wagner que combina la oscuridad con la caricatura, la estética clásica del tebeo superheroico con la frescura del cómic independiente, regándolo todo con unas composiciones de página que, pasados más de veinte años desde su publicación, siguen resultando novedosas. Otro punto a destacar es que Wagner asimiló muy bien la faceta detectivesca de Batman, desarrollándola a lo largo de estas páginas como pocos autores saben hacer.

Batman-Doscaras

Pero la mayor diferencia entre ‘Jekyll y Hyde’ y ‘Rostros’ la encontramos en la aproximación a la figura de Dos Caras. Mientras que la primera ahondaba en el pasado de Harvey y exploraba la dualidad de su carácter, Wagner optó por un enfoque algo más superficial: el de su deformidad física. Así, Dos Caras se convierte en esta obra en un adalid de lo diferente, de lo inaudito, de aquellos que son marginados de la sociedad por su aspecto físico. Hasta el punto de querer desarrollar su propia sociedad utópica en un isla privada, como si se tratara de ‘La parada de los monstruos’ que Tod Browning concibió para su película de 1932. En ese sentido, y aunque su aproximación al villano resultara novedosa en su momento, creo que Wagner no supo atisbar todo el potencial que tiene Dos Caras. Su rostro deformado no es más que la expresión visible de su conflicto interior. Es un detalle secundario frente a aquello que de verdad lo define: sus actos, siempre a caballo entre el bien y el mal, determinados por el azaroso lanzamiento de una moneda. Por peculiar que resulte la premisa, hermanar a Dos Caras con personas aquejadas de enfermedades tan extremas como la hipertricosis, la microcefalia o el hermafroditismo no me parece el enfoque más acertado para explorar la psique de este personaje. Wagner se quedó en la superficie, y si a ello le sumamos ciertos altibajos en el ritmo durante el desarrollo de la trama, nos encontramos con que ‘Rostros’ no ha envejecido tan bien como cabría esperar. Su impacto inicial es comprensible, su ejecución sigue resultando novedosa, pero leída a día de hoy deja la sensación de que podría haber dado mucho más de sí.

Otra reseña en la Fancueva | ‘Batman: Rostros’, el circo de los monstruos

Grandes Autores de Batman: Matt Wagner – Rostros

  • Autor: Matt Wagner
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 96
  • Precio: 12,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.