‘Batman – Detective Comics: Pingüino Emperador’, traicionando a Cobblepot

Sí, ECC Ediciones nos brinda otro tomo recopilatorio con aventuras del Hombre Murciélago que fueron publicadas durante aquel estado editorial llamado “Las Nuevas 52”. Mucho hemos hablado y reseñado de aquellos días, un reinicio fuertemente criticado por aficionados y prensa especializada pero que, a la larga y con la perspectiva que otorga el paso del tiempo, nos hemos dado cuenta que muchos títulos se podían salvar de la quema. A todo esto habría que añadir la gran labor que está realizando la editorial barcelonesa a la hora de recuperar distintas etapas firmadas por algunos de los profesionales más reputados del medio. De esta manera no falta nunca en las estanterías de las librerías aquellas aventuras guionizadas por Grant Morrison, Scott Snyder, Tom King o James Tynion IV. Pero no todos van a ser “primeros espadas”, muchos otros nombres se quedaron por el camino a pesar de haber desarrollado un trabajo más que notable como es el caso de John Layman y este ‘Batman – Detective Comics: Pingüino Emperador’.

El creador de esa joyita de Image titulada “Chew” (una serie que debería tener un reconocimiento a la altura de su calidad) hace aquí más que méritos para dar ese paso al frente que lo ponga en la primera división del mainstream. Lo hace además en la cabecera “menos importante” de Batman, esa que, de manera bastante injusta, parece vivir siempre a la sombra de su la “hermana mayor”. Unos relatos que tienen lugar de manera paralela a lo expuesto en Batman durante la clásica saga “La Muerte de la Familia”, un evento en el que el Príncipe Payaso del Crimen ponía en jaque a todos los aliados del defensor de Gotham. Pero, y aquí es donde Layman demuestra su buen hacer, lo que sucede en “Detective Comics” se va a poder leer de manera aislada, sin tener la más remota idea de lo que ocurre en la otra cabecera, una voz propia que nos trae intriga, tensión y giros de guión que nos van a dejar con la mandíbula completamente descolgada. ¿Exageraciones? Para todo aquel que haya leído la mencionada “Chew” sabrá que no son elogios gratuitos los que aquí se pueden leer.

El Joker, con sus actos,  parece estar motivando a toda la población criminal de Gotham para que le imiten en cuanto a cometer acciones de gran vileza. Es aquí cuando entra en escena Ignatius Ogilvy, un tipo de lo más calculador que parece haber puesto en su punto de mira a otro personaje clásico del Universo batmaniano: El Pingüino. Oswald Cobblepot no está pasando por su mejor momento, hay algo que no funciona como debería y su imperio está a punto de sufrir un derrumbamiento inesperado. ¿Mala suerte? En el mundo del hampa no existen las casualidades y muy pronto sabremos que el causante de sus miserias lo puede encontrar en su propia casa, el mencionado Ogilvy que le disputará el trono sean cuales sean las consecuencias. Layman tomaba el testigo de otro grande como es Tony Daniel, autor de estilo diametralmente opuesto a él, y supo evitar las odiosas comparaciones imprimiendo un estilo personal a sus relatos. Consigue crear una atmosfera oscura que, sin duda alguna, se ve potenciada sobremanera gracias al esplendido trabajo realizado por un Jason Fabok que empezaba a despuntar con un trazo deudor de otro grande como es Gary Frank pero que, con una línea algo más “grosera” y con mayor impacto, se alejaba lo suficiente como para ser tenido muy en cuenta en el futuro (actualmente es uno de los dibujantes más importantes de la editorial y en breve podremos ver la esperada “Batman: Three Jokers”). Al final solo había que rebuscar un poco para encontrar lecturas que merecieran la pena entre las 52 que vieron la luz. Solo hay que tener paciencia.

[Grade — 8.50]

Batman – Detective Comics: Pingüino Emperador

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 184 páginas
  • Precio: 21,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.