‘Batman. Detective Comics 1000’, un abuelo llamado Bruce Wayne

80 años de historias de Batman. 80 años desde que Bob Kane imaginara a un justiciero enfundado en ropajes inspirados en un murciélago y diera pistoletazo de salida, sin saberlo, a uno de los más grandes iconos de la cultura popular del siglo XX —y el XXI, claro—. 80 años en los que ha habido lugar para incontables historias del millonario playboy que, después de ver asesinados a sus padres a muy temprana edad en un callejón de Gotham, jura venganza y se convierte en la sombra que todos los criminales de su ciudad temen. 80 años en que hemos visto nacer antagonistas del calado de Joker, Dos Caras, Ra’s Al Ghul o Bane. 80 años en los que a Batman le han roto la espalda, le han desplazado en el tiempo y le han dado por muerto tantas veces como ha logrado sobreponerse a la parca. 80 años en los que la familia «batmaníaca» ha visto como el detective se rodeaba de mucho héroes que lo acompañaban en su cruzada contra el crimen, uniéndose a él los varios Robin, Nightwing, Batgirl, Batwoman, o todos aquellos que, en los últimos años, se han unido a la lucha en las páginas de ‘Detective Comics‘.

80 años en los que cientos de artistas han dejado su impronta en unas páginas que, no obstante, siempre recordarán a aquellos que marcaron época: Neal Adams, Frank Miller, David Mazuchelli, Alan Davis, Jim Aparo, Norm Breyfogle, Graham Nolan, Brian Bolland, Greg Capullo, Scott Snyder, Tony Daniel, Jim Lee, Jeph Loeb, Tim Sale, Tom King o Mikel Janín son sólo algunos de los nombres que pasaran a la historia del noveno arte como aquellos que configuraron y moldearon la tebeografía del caballero oscuro acompañándolo en los instantes en que toda la atención mediática se volcaba en él, ya fuera por lo mucho bueno o, por que también los ha habido, por los tránsitos insufribles que ha vadeado el personaje. 80 años en los que la televisión y el cine han mirado con ojos muy tiernos a un personaje que ha conocido desde las cumbres más altas de mano de la legendaria serie de animación de Bruce Timm o de la trilogía de Christopher Nolan, a las simas más sonrojantes con aquella mítica incursión del personaje en la caja tonta en los años 60.

80 años que el pasado 2019 se celebraban en DC por todo lo alto, como ya pasara con los de Superman, con el número 1000 de la cabecera que vio nacer al personaje, un especial que ECC recoge en un tomo con portada de David Rubín —extraordinaria portada, cabría apostillar— y en el que varios de los nombres indeleblemente asociados al personaje ofrecen una mirada que, al contrario que la que veíamos en el Hombre de Acero, no resulta muy satisfactoria: acaso porque las expectativas eran enormes —no todos los días se juntan en un mismo número talentos tan desmesurados como los que concurren aquí—; acaso porque esperábamos que las diferentes miradas sobre el personaje incidieran, como ya se ha hecho en otras muchas ocasiones, en servir de una suerte de corolario de las mayores virtudes que ha mostrado a lo largo de estas últimas ocho décadas, lo cierto es que salvo dos o tres instantes concretos, la lectura de ‘Batman: Detective Comics num.1000‘ nos deja bastante fríos. Afortunadamente, todo lo que se había venido desarrollando en la serie antes de este número 1000 se alza, ya lo hemos comentado en varias ocasiones, como lo mejor que ha visto el personaje desde su «renacimiento», y lo que DC ha ofrecido después, con el cambio de equipos creativos, ha seguido estando a la altura de lo que uno, por más desencantos que se lleve, siempre espera encontrar en uno de esos personajes que, importando muy poco qué equipo creativo se encuentre detrás, sigue y seguirá de manera impenitente.

Batman. Detective Comics 1000

  • Autores: VVAA
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 168 páginas
  • Precio: 18,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.