‘Batgirl. Mente abierta’, un final para un nuevo comienzo

batgirl-mente-abierta

‘Batgirl. Mente abierta’ comienza con una boda muy inusual —que parece querer gritar del aperturismo, no ya del mundo del cómic, sino de la sociedad estadounidense en ciertos terrenos— y finaliza con un cambio radical en la vida de Barbara Gordon que la conducirá hacia los territorios que comenzarán a explorarse, primero en el especial de DC Rebirth a ella dedicado; después en la serie que, con guión de Hope Larson y espléndidos dibujos de Rafael Albuquerque, sirve de directa continuación a las renovadas y muy divertidas aventuras de la joven chica murciélago, colocándose por méritos propios entre lo mejorcito que DC ha puesto en circulación desde que sus altas esferas decidieron que ya era hora de acabar con el fallido experimento de las nuevas 52.

De la misma manera que ya pasara en ‘La chica murciélago de Burnside’ o en ‘Interferencia’ —primeros dos volúmenes de la terna a la que pone fin el que hoy nos ocupa— Cameron Stewart y Brenden Flecther continúan demostrando que DC no podría haber tenido mejor tino a la hora de dejar en sus manos la cabecera mensual de la hija del comisario Gordon; una serie a la que tomaron el pulso de forma inmediata y que, en los dieciocho ejemplares que discurren entre el 35 y el 52 de la numeración yanqui, supo reinterpretar las claves del personaje lo suficiente como para cambiar por completo su foco y convertir a un título de nulo interés en uno sobre el que se han vertido muchas y muy diversas alabanzas. La fórmula para ello pasa, como bien puede observarse en estas páginas, por maridar con excelente gusto un ambiente desenfadado y algo alocado con cierta vertiente más dramática y adusta de forma que ambos extremos queden perfectamente equilibrados.

Al conseguirlo, el tebeo de Stewart y Fletcher se convierte en una gozada continuada, llena de giros inesperados, de acción que no se detiene presa de un ritmo controlado y desbocado a la par —si es que tal dualidad es posible— y de unos personajes reunidos bajo un mismo epíteto: carismáticos. El cosmos de que los guionistas rodean a Barbara es tan rico y llamativo como todo aquello en lo que los escritores envuelven a la protagonista, y si alguna pega hay que interponerle a este tercer y último volumen de su estancia al frente de la serie es el que, en lugar de contar con la audacia y desparpajo gráfico de Babs Tarr, las 208 páginas de ‘Mente abierta’ deban su autoría visual a un puñado de dibujantes que, sin rayar a la misma altura que la nominada a los premios Eisner en 2015, conforman no obstante un corpúsculo interesante y «resultón» que, eso sí, deja un buen sabor de boca y prepara de forma espléndida el terreno para lo que está por llegar.

Batgirl. Mente abierta

  • Autores: Cameron Stewart, Brenden Fletcher & VVAA
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 208 páginas
  • Precio: 17,05 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.