‘Bárbara Maravilla’, la superheroína de las feromonas

Por mucha voluntad que uno quiera ponerle. Por más que se deje los prejuicios de la puerta de su casa para fuera cuando de lo que se trata es de acercarse a una lectura. Por muy afables que sean las intenciones mientras lleva a cabo ésta tratando de fijarse sólo en lo positivo, en esta o aquella viñeta que es fantástica o en ese giro de guión que no se esperaba y que, de repente, convierte lo anodino en interesante…cuando un título en concreto se te “cruza”, poco importan cuán ímprobos sean tus esfuerzos, que terminar afirmando algo así como “es una pérdida de tiempo” o “psche, para pasar el rato y poco más”, resulta de todo punto inevitable. Y si bien el calificarla de la primera manera sería excesivo, no lo es tanto sentenciar sobre ‘Bárbara Maravilla’ que entretiene lo justo.

Si lo hace, si al menos mientras uno está leyéndolo tiene la sensación de que el tiempo no se ralentiza in extremis, es debido a que lo que Marta Alonso Berná plantea en el guión de esta alocada aventura responde de manera directa a la voluntad de hacer de ella un circo que no para, que no se arredra ante nada con tal de reinventarse cada pocas páginas y sostener así el interés del lector. Un lector que si algo no puede hacer a lo largo de las algo más de 150 páginas que contiene el volumen publicado por Astiberri, es anticiparse a lo que sucederá a continuación.

Esta cualidad, que normalmente es clave a nivel personal para tener en alta estima una narración —venga ésta en el formato que venga— resulta no obstante insuficiente cuando bajo lo que subyace es un entramado como el que aquí enhebra la artista española: afectada por una explosión en la oficina en la que trabaja, una simple secretaria desarrolla la habilidad de ser irresistible para los hombres, trayendo de cabeza a todo macho que se le ponga por delante y escalando gracias a ello los suficientes puestos en el escalafón social como para convertirse en una fémina con considerable poder. No es complicado detectar en esta breve sinopsis cierta tendencia en el discurso de Alonso Berná a ofrecer tonalidades feministas; unas tonalidades que casi siempre están muy bien entendidas pero que, al irse superponiendo, pueden llegar a rayar en lo agotador.

En lo gráfico, y destacando por encima de todo un muy expresivo y espléndido uso del color, la plasticidad del trazo de la artista española logra disipar algunas de las reticencias que va levantando el avance del guión. Desafortunadamente, no consigue tumbar todas, y la sensación final que nos queda tras cerrar el volumen es la que apuntaba antes: la de haber asistido a un despliegue de considerable talento en términos visuales pero de discreto alcance en lo que a historia se refiere. ¿Con qué idea fundamental nos deja esa doble disquisición? Con que nos gustaría ver a Marta Alonso Berná en manos de un escritor hábil que, con mejores armas que arrojar al lector, encontrara buen cobijo en el indudable talento gráfico de esta autora de la que, huelga decir, queremos más y, a ser posible, mejor.

Bárbara Maravilla

  • Autores: Marta Alonso Berná
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 16,15 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.