‘Aves de Presa (Black Label), vuelo rasante

Para los más viejos del lugar, el grupo conocido como Aves de Presa no debe ser algo nuevo puesto que corría el año 1995 cuando aparecía cierto especial firmado por Chuck Dixon y Gary Frank en el que éramos testigos de la unión entre Oráculo y Canario Negro para hacer frente a unos malosos a nivel internacional. Más tarde llegaría la pertinente serie regular que se extendería durante una década, dejando una huella editorial al que se ha recurrido alguna que otra vez más. Tanto trascendió la idea y el concepto que recientemente ha dado el salto a la gran pantalla en una entretenida película con grandes nombres en su reparto principal. No hay que ser un genio para imaginarse lo pronto que se iba a tardar desde DC Comics en bombardear el mercado con productos que contaran con los mismos personajes que habíamos acabado de ver en el cine. Algo lógico y normal si se quiere explotar al máximo tirón publicitario que supone tener un largometraje en cartel.

Aves de Presa (Black Label)’ es uno de esos títulos que vieron la luz, un relato de los que “empiezan y acaban” que tendría un equipo de auténtico lujo: Brian Azzarello a los guiones y Emanuela Lupacchino ilustrando en su máximo esplendor al dicharachero grupo. Se intenta recuperar ese espíritu de la aventura original gracias a una historia cargada de acción, traiciones, muertes y una Gotham que recibirá la visita (y vienen para quedarse) de un nuevo sindicato criminal cuyos métodos son bastante más sangrientos que de de costumbre. Dicha violencia viene dada por gracia del sello Black Label, esa etiqueta que ha tomado el relevo de Vertigo a la hora de llamar la atención de los lectores adultos y que ha ido abriéndose a tebeos en los que los autores gozan de una libertad creativa que no encuentran en el universo tradicional. Fuera cadenas. Todo está preparado para echar a andar y disfrutar de una lectura bastante interesante que podría haber sido incluso mejor.

La sensación que nos queda una vez que cerramos el volumen es la de haber leído un relato protagonizado, principalmente, por Harley Quinn, una de las caras más vistosas de la editorial y, evidentemente, de la adaptación cinematográfica. El resto de personajes queda en un segundo plano, exigiendo desde las sombras sus quince minutos de fama para poder ser desarrollados como se merecen. Tanto se empeña Azzarello en centrar la atención en la chica del Joker que, por momentos, algunas tramas quedan un poco anodinas ya que los focos apuntan hacia otro sitio. No, nadie va a poner en duda la calidad de su trabajo pero, sabiendo de lo que es capaz, hay que exigirle más al de Cleveland. Por otra parte, al trabajo desempeñado por Lupacchino poco o nada podemos añadir, su estilo se adapta a la perfección a las exigencias del guión, dando una clase maestra a la hora de caracterizar a los personajes y hacerlos únicos gracias a unas expresiones faciales marca de la casa. La naturalidad con la que se “mueven” por las páginas deja bien claro lo muchísimo que ha evolucionado estos último años, mostrando un nivel top hoy en día. Quizás no sea una lectura que vaya a cambiar la vida de nadie pero es, precisamente, en esa ligereza donde hay que encontrar el mayor atractivo de la obra. El rato se echa.

[Grade — 7.00]

Aves de Presa Black Label

  • Autores: Brian Azzarello y Emanuela Lupacchino
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 95 páginas
  • Precio: 14,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.