‘Atomic Robo vol. 1’: diversión comedida (de momento)

robo03.jpg

Si nos ponemos a pensar en un antecedente para el personaje de Atomic Robo, el más claro y el primero que nos viene a la cabeza es Tom Strong, el cientihéroe creado por Alan Moore. Ambos protagonizan historias llenas de aventura, humor y grandes peligros, en las que lo fundamental es la diversión. Cierto es que es un peligroso precedente, dado que no es tarea fácil llegar a la altura del genio barbudo de los cómics, pero afortundamente Atomic Robo consigue mantener el tipo aunque con este primer volumen que ha salido a la venta aún no haya explotado todo su potencial.

Esta serie ha sido creada por el guionista Brian Clevinger y el dibujante Scott Wegener, y sigue las peripecias de Atomic Robo, un robot con inteligencia automática y grandes habilidades creado por el científico Nikola Tesla en 1923. De hecho, Tesla es sólo uno más de los científicos reales que hacen sus propios cameos en la serie (por ahora hemos visto también a Carl Sagan y Stephen Hawking), así como de los numerosos guiños que hay al mundo de la investigación científica.

El punto de partida no parece especialmente original, y tras leer el primer número y la lucha del prota contra un oscuro científico nazi, uno empieza a pensar que esta serie no es más que un refrito de otros trabajos anteriores. Pero poco a poco, según avanzan las páginas del volumen, la serie va encontrando su propia personalidad. Y buena parte de ello se debe a los ágiles e ingeniosos diálogos que escribe Clevinger.

robo01.jpg

Otra cosa que se le da bien a este guionista es juguetear con la línea temporal y entrelazarnos diversas aventuras de Robo en diferentes épocas. Además, los variados escenarios en que se desarrollan, desde Egipto a Marte (vengo por toda la orilla), entre otros lugares, aportan un mayor incentivo a la lectura.

Por su parte, el propio Atomic Robo también se va ganando nuestras simpatías y va subiendo notablemente puntos de carisma. Aún no se puede decir lo mismo de su grupo, Los Científicos de Acción de Tesladyne, pero la historia corta que se incluye en los extras del tomo y que está co-protagonizada por Jenkins, perfila a este personaje como uno de los más interesantes del séquito del prota. Por otra parte, los villanos también necesitan ser más atractivos, pero he leído que en el tercer volumen de la serie Robo se enfrenta a criaturas salidas del imaginario de Lovecraft, así que las perspectivas son más que buenas.

En resumidas cuentas, este primer volumen de ‘Atomic Robo’ ofrece una lectura dinámica y divertida, con bastante acción y mucho sentido del humor en los diálogos. No obstante, todavía está lejos de ofrecer todo su potencial, así que no esperéis quedaros tampoco con la boca abierta. Lo importante es que deja con ganas de leer más, así que yo ya espero con ganas el segundo volumen, que tras esta introducción, tendrá que ser el que ponga finalmente toda la carne en el asador.

Ficha Técnica

atomicreview.jpg

* Título: Atomic Robo Vol. 1
* Contiene: Atomic Robo 1-6 USA
* Editorial: Norma
* Editorial USA: Red 5 Comics
* Formato: Rústica // 184 páginas // Color
* Precio: 16 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en