‘Atajos’ de Martí Riera: la negrura hecha viñetas

atajos

Recientemente nos hemos encontrado con dos lanzamientos que nos hacen volver la mirada hacia el cómic underground español de los años de la Transición, esa época de ebullición creativa donde nacieron cabeceras como ‘El Víbora’ o ‘Cairo’, y que dio a conocer el trabajo de muchos jóvenes historietistas que encontraron nuevas formas de expresarse a través de las viñetas. Uno de ellos es el libro ‘Imágenes del desencanto’, de Pedro Pérez del Solar, sin duda la mejor manera de adentrarse en profundidad en lo acaecido durante esos años.

Hoy, sin embargo, nos vamos a centrar en un ejemplo más concreto a través del tomo ‘Atajos’ que ha publicado La Cúpula. Su autor, Martí Riera, comenzó a publicar a finales de los 70 en la revista ‘El Víbora’, de donde se extraen muchas (o todas, lo cierto es que no se especifica) las historias cortas que componen este volumen. Su estilo bebe principalmente de dos influencias muy determinadas. Por un lado, la más evidente a nivel estético es la del historietista Charles Burns, por su uso del blanco y negro, y por la expresividad, algo grotesca en ocasiones, de sus personajes. También coincide con él en ese cierto halo de surrealismo que planea sobre sus cómics. Este surrealismo nos conecta con la segunda referencia en su obra, esta vez cinematográfica: la de los filmes de David Lynch. Especialmente la de la película ‘Cabeza borradora’ (1977), tal y como podemos ver en la historia que abre este tomo: «El mundo de Óscar».

Si os gustan las lecturas contundentes, que además nos hagan reflexionar sobre nuestra naturaleza, no deberíais dejar pasar este ‘Atajos’.

Martí adereza estas influencias con su propia personalidad, creando un conjunto que exuda modernidad por los cuatro costados y un trasfondo de gran universalidad, sin perder por ello de vista la realidad española de la época. Es notable también su interés por los aspectos más oscuros del ser humano y de la sociedad, como muestran los crímenes y sucesos horrendos que protagonizan buena parte de sus historias. El resultado es desasosegante, produce un gran impacto en el lector, y por desgracia para los más sensibles, suele dejar pocas puertas abiertas a la esperanza.

Atajos-Preview-09

Destacan narraciones como «¿Culpable?», donde el odio y el recelo son más fuertes que la presunción de inocencia; «Calma chicha», brevísima pero impactante, con un grafismo diferente al del resto de historias recopiladas; «In Secula Secolurum», un poderoso retrato de una mente atormentada; y «No oyes ladrar a los perros», algo saturada de texto, pero buena recreación de un relato de Juan Rulfo. En el lado contrario de la balanza, hay historias que me han transmitido menos y en las que Martí riza demasiado el rizo, como «El hijo del Cid», «Sospecha letal» o «Mal de ojo». Todas impactan a nivel visual, pero conceptualmente dejan menos poso.

Si os gustan las lecturas contundentes, que además nos hagan reflexionar sobre nuestra naturaleza, no deberíais dejar pasar este ‘Atajos’. Han pasado casi tres décadas desde la publicación original de estas historias cortas, pero aun así no han perdido un ápice de su energía y su actualidad. Hay mucho por (re)descubrir en la historia reciente del cómic español y se agradecen los esfuerzos como este de La Cúpula por recatarnos algunas de esas joyitas olvidadas.

Atajos

8¡Acongojante!
  • Autor: Martí Riera
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 112
  • Precio: 16 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

4 Comentarios

  1. No he investigado muy profundamente, pero… La obra de Charles Burns empezó a ser famosa cuando Martí ya no dibujaba… ¿Cómo es entonces que es una poderosa influencia? ¿Se conocían en persona? ¿Lo ha dicho así en alguna ocasión Martí? ¿Ocaso conocía su obra por la revista RAW?

    No sé, es un dato que no me pega nada,

    • Mi comentario se basa principalmente en las indiscutibles similitudes gráficas y estéticas que hay entre los dos artistas, pero tampoco te sé decir a ciencia cierta cómo pudo descubrir Martí el trabajo de Burns. Yo creo que la influencia es evidente, pues es más probable que por aquel entonces llegara a España el trabajo de Burns que al revés. No obstante, mi intención más que nada era marcar un punto de referencia para que la gente pudiera hacerse una idea del estilo de Martí.

      Saludos!

      • OK. Por lo que se ve ambos publicaban en RAW, pero no sé si en las mismas épocas. Ambos autores puede que se parezcan, pero no sé si por influencia de Burns sobre Martí o parafraseando a Carlos Giménez, porque ambos copian al mismo 🙂

        En fin ¡gracias por la reseña del cómic! Estoy deseando leerlo.

  2. En realidad Burns y Marti sí coincidieron en el tiempo, y ambos publicaban a la vez en Raw y en El Víbora. Burns cosas como El Borbah o Misterios de la carne y Martí historietas cortas y su taxista. Luego Martí dejo de hacer cómics y Burns continuó.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.