‘Así calló Zaratustra’, religión, fanatismo y cultura

asi-callo-zaratustra-portada

Que el noveno arte coquetee con la religión no es algo nuevo o que deba sorprender a los lectores. De hecho, ahí están para evitarlo títulos como la fascinante ‘La Biblia’ de Basil Wolverton o el no menos espectacular ‘Génesis’ de Robert Crumb. Es más, si fijamos nuestras miras en el cómic europeo, ámbito al que se adscribe este ‘Así calló Zaratustra’, encontraremos multitud de referencias de lo más variopintas que van desde el ‘Dios en persona’ de Marc-Antoine Matthieu a la trilogía conformada por ‘Arquetipo’, ‘Prototipo’ y ‘Antitipo’ de Ralf König. Un pequeño universo al que ahora viene a sumarse la particular aproximación al zoroastrismo que hace Nicolas Wild.

Confirmación de que el potencial que le vimos en ‘Kabul Disco’ no era producto de la casualidad, como ya pasara en los dos volúmenes publicados hasta la fecha de dicha obra (publicados en España por Ponent Mon) el autor de origen alsaciano basa el relato en experiencias propias vividas tanto en París como en Teherán, lugar al que el artista se trasladará para conocer más acerca de la figura de Cyrus Yazdani, líder zoroástrico y humanista asesinado en Suiza.

asi-callo-zaratustra-interior

Y si el término zoroastrismo os es ajeno, no os preocupéis, no sois los únicos. Tanto es así que nunca había oído hablar de él hasta que abrí las páginas de este volumen editado por Dib-buks: religión monoteísta más antigua que el cristianismo, el zoroastrismo se basa en la vida de Zaratustra (sí, el mismo Zaratustra que Nietzsche incluyó en el título de una de sus obras más famosas) y en los tres preceptos que se derivan de sus enseñanzas, «buenos pensamientos, buenas palabras, buenas acciones».

Practicada por un grupo cada vez más reducido de iraníes, es en torno a su descubrimiento y al misterio que envuelve la muerte de Cyrus que Wild hace girar una obra que mezcla su clara vocación pedagógica con tintes nada velados de crítica social y una fuerte componente de análisis de la realidad de las minorías étnicas en el París de nuestros días. Lejos de explotarle en la cara, la combinación de tan dispares factores es lo que convierte a ‘Así calló Zaratustra’ en la apasionante lectura que es, no impidiendo el simple y eficaz trazo de Wild en ningún momento que el mensaje de concordia que quiere transmitir quede diluido ni un ápice. Una lectura necesaria a la par que ilustrativa. ¿Se puede pedir algo más?

Así calló Zaratustra

8ILUSTRATIVA
  • Autores: Nicolas Wild
  • Editorial: Dib-buks
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 224
  • Precio: 17 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

1 Comentario

  1. ¿Cómo se puede lanzar un mensaje de concordia al mismo tiempo que se promueve estereotipos negativos (como el orgulloso y de mente cerrada que no sabe escuchar) que incitan a la desconfianza hacia los de otros puntos de vista?

    ¿Cómo se puede fomentar la tolerancia al mismo tiempo que se denigra y se burlan de forma supuesta satírica, en nombre del humor y de la denuncia social a los miembros de una comunidad?

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.