‘Aquaman: Las Crónicas de Atlantis’, Historia Submarina 101


Puede que suene un poco exagerado y desproporcionado, pero con la publicación por parte de ECC Ediciones de este ‘Aquaman: Las Crónicas de Atlantis’ se podría decir que estamos ante uno de los volúmenes del año. Claro, como en otras tantas ocasiones, la importancia que se le da a esta o aquella obra depende mucho de las circunstancias personales de cada uno y de la historia que tuviéramos en el pasado con los tebeos en cuestión. A estas crónicas les guardo un cariño especial, no solo porque cuando Ediciones Zinco las publicó allá por el 91 en siete especiales las devoré con bastantes ganas, también era necesario que estuvieran disponibles una vez más ya que, desde entonces, han permanecido inéditas hasta hoy. Se podrán imaginar la alegría que supuso el anuncio por parte de DC Comics de que la obra tendría el tratamiento “Deluxe” en los Estados Unidos, algo que se traduce en un rápido movimiento de ECC para que sus seguidores patrios puedan deleitarse con un buen tomo en tapa dura.

La inclusión en el título del nombre de Aquaman no es algo arbitrario ni una estrategia comercial para vender más ejemplares, ya que la obra es de gran relevancia para la historia del personaje (un dato a tener en cuenta es que el Rey de Atlantis aparece en tan solo una viñeta). Como si de un libro de historia se tratara, el guionista Peter David nos va a contar el origen de Atlantis pero desde antes de que fuera un reino submarino completamente cubierto por agua. Iremos conociendo las distintas generaciones de regentes que han pasado por las dos ciudades principales, Tritonis y Poseidonis, descendientes de Arión, un alto hechicero de Atlantis. Serán dos hermanos, Orin y Shalako, los que hagan avanzar la trama, teniendo cada uno de ellos distintas visiones de la vida.

Mientras uno defiende de manera ferviente la ciencia y el avance tecnológico, el otro se mostrará más cercano al culto a los dioses y a todo lo que tenga que ver con la hechicería, estas diferencias terminarán con cada uno de ellos al frente de ciudades distintas. Nos vamos a encontrar con siete cronistas para los siete capítulos de los que constan estas crónicas, algo que dará mayor “diversidad” a las tramas y a la narración. David se desenvuelve como pez en el agua en este tipo de obras, su guión, lejos de caer en la pesadez o el tedio, no puede ser más atractivo e interesante, manejando los tiempos a la perfección e imprimiendo momentos más distendidos para “aligerar” un poco la lectura. Y ahora, redoble de tambores, toca levantarse de nuestros asientos para deleitarnos con el trabajo del español Esteban Maroto, su trazo minucioso hace que Atlantis brille como nunca lo ha hecho antes, sus diseños para el reino y sus habitantes no pueden ser más acertados convirtiendo cada una de las viñetas en una pequeña obra de arte detallada y fascinante. También habría que mencionar el coloreado de Erik Kachelhofer, que usa técnicas de todo tipo y a las que, sin ser algo negativo, hay que acostumbrarse para que los resultados no nos choque demasiado. Sí, puede que esta reseña esté influenciada un tanto por la nostalgia y el cariño que le tengo a la obra, pero todo aquel que decida acercarse a ella podrá comprobar que no hay nada gratuito en esta reseña. Informados quedan.
[Grade — 10.00]

Aquaman: Las Crónicas de Atlantis

  • Autores: Peter David y Esteban Maroto
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 344
  • Precio: 32,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.