‘Aliens : Polvo al Polvo’, toca agobiarse…otra vez

Cuenta Gabriel Hardman en la introducción de este ‘Aliens: Polvo al Polvo’ lo mucho que quedó impactado tras el visionado de “Aliens” de James Cameron, una de las películas más intensas de cuantas había visto hasta entonces. Si a algo se presta la franquicia es, precisamente a eso, a crear ambientes opresivos y agobiantes para que los sufridos protagonistas corran de un lado para otro mientras son perseguidos por los simpáticos xenomorfos. La línea de tebeos creada por Dark Horse hace un tiempo (recientemente ha recalado en Marvel) ha dado auténticos clásicos de las viñetas, todo ello creando un universo propio y una mitología que no hecho más que crecer desde la primera referencia aparecida hace ya más de treinta años. Mientras esperamos para ver los primeros relatos apadrinados por La Casa de las Ideas podemos ir haciendo boca con todo lo que Norma nos está ofreciendo ya que a este “Polvo al Polvo” habría que añadir el también reciente “Órbita Muerta”, “Aliens 3: El Guión no Filmado” o los tres volúmenes en los que se comparte el protagonismo con otros bichos de armas tomar, “Aliens vs Depredador”.

A estas alturas, intentar sorprender usando los elementos de siempre, se antoja una tarea algo difícil pero nadie puede negarle a Hardman su buen hacer a la hora de construir un relato lleno de guiños para todos aquellos aficionados que disfrutan de un buen reventón craneal. Una historia que da sus primeros pasos en medio de un brote provocado en la colonia trono LV-871, lugar en el que el joven Maxon se despierta súbitamente al escuchar a otros colonos intentar defenderse del ataque alien que se está produciendo. Junto a su madre intentarán escapar del lugar que rápidamente se ha convertido en un nido lleno de peligrosas criaturas, aquí la vida de todos pende de un hilo. A partir de este momento, el guión se vuelve frenético y, como si el lector formara parte del plan de huida, la sensación de acción sin respiro está presente en cada una de las páginas que conforman el volumen. No hay tiempo ni para preguntarse qué está pasando en ese momento, lo único que importa es no quedarse quieto porque en cualquier momento puede surgir una criatura que nos deje seco.

Se nota que Hardman está bien cómodo a la hora de trabajar en este tipo de relatos, la mayoría de sus comics están relacionados de una manera o de otra con la ciencia ficción así que se pueden imaginar. Sabe manejar a la perfección los momentos de tensión, creando una atmósfera malsana que no nos dejará ni una sola uña viva. La caracterización de los personajes es la justa como para poder empatizar con ellos y algo se nos remueva dentro cuando van cayendo uno detrás de otro. También resulta evidente el tiempo que emplea con Maxon, el verdadero protagonista de la miniserie y cuya presencia y actos se convierten en el motor de la trama. Si a todo esto añadimos su particular estilo sucio, seco y oscuro a la hora de ilustrar las peripecias de estos letales cazadores, el resultado no puede ser más idóneo y acertado. “Invisible Republic”, “Kinski”, “El Planeta de los Simios” o “Green Lantern Tierra Uno” son solo algunas de las referencias que pueblan el currículo de este tremendo autor y de las que muchas de ellas permanecen inéditas en nuestro país. Esperemos que este ‘Aliens: Polvo al Polvo” ayude a conocerlo un poco más y, de aquí en adelante, se valore como se merece su trabajo. Toca pasar un mal rato.

[Grade — 7,50]

Aliens Polvo al Polvo

  • Autores: Gabriel Hardman
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 96 páginas
  • Precio: 17,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.