‘Algunos días de verano / Un oasis de felicidad’, dos historias de soledad

app_cubierta_ALGUNOSDIAS

Planeta Cómic ha reunido en un solo volumen dos historias independientes del historietista galo Christophe Chabouté. Estas obras, publicadas por primera vez en 1998 y 2001 respectivamente, marcaron el inicio de la etapa de madurez artística de su autor, y sobre todo, el comienzo de su interés por historias de corte más íntimo y reflexivo en las que aborda cuestiones como la soledad y la incomunicación. Si habéis leído otros cómics de Chabouté, como el reciente ‘En soledad’, sabréis que se trata de un autor que domina con maestría los silencios y la expresividad de sus personajes, consiguiendo transmitir sus sentimientos al lector sin necesidad de verbalizarlos demasiado. Sus personajes son siempre individuos solitarios —a veces por voluntad propia, a veces por culpa de su entorno— que suelen encontrar, eso sí, un rayo de esperanza entre tanta soledad. Un contacto, aunque sea nimio, con los demás, que les ayuda a seguir adelante o incluso a revertir su situación. Estas características, que son aplicables a buena parte de la bibliografía de Chabouté, se cumplen al pie de la letra en las dos historias recogidas en este tomo.

La primera de ellas se titula “Algunos días de verano” y le valió a su autor el Premio Alph’ Art Coup de Coeur del Festival Angoulême de 1998. Está protagonizada por un niño que se va a vivir durante una temporada a casa de unos ancianos en un pueblo pequeño, mientras sus padres se dedican a resolver los entresijos de su inminente divorcio. El niño, separado de su hogar y aislado en mitad de un mundo —el de los adultos— que apenas alcanza a comprender, se siente solo y abandonado. Por suerte, poco a poco empieza a ganarse el cariño del anciano con el que vive, un hombre solitario por voluntad propia que prefiere la compañía de los animales y la naturaleza antes que la de sus vecinos. Es una historia breve y sencilla, aunque muy emotiva. Leída a día de hoy, tras haber catado algunas de las grandes obras de Chabouté, lo cierto es que sabe a poco, pero tiene el valor testimonial de ser una de las obras con las que el autor comenzó a forjar su propia voz.

chaboute2009

La segunda historia, “Un oasis de felicidad”, guarda muchas similitudes con la anterior. El protagonista también es un niño cuyos padres no se aguantan y se pelean continuamente. Es un niño solitario y sin amigos que anhela la vida que llevan sus compañeros de clase, llena de risas, alegría y salidas al campo en compañía de sus padres. Y al igual que el protagonista de “Algunos días de verano”, él también acaba encontrando consuelo y compañía en la figura de un hombre mayor, que en este caso es un vagabundo que ronda por el parque de su pueblo. Un vagabundo cuya vida también pegará un vuelco después de conocer al muchacho. En la línea de la historia anterior, Chabouté crea unas planchas en las que predominan los primeros planos de los personajes, donde las miradas y los gestos dicen más que las palabras, y donde la premisa inicial, por agridulce que sea, siempre deja hueco para la esperanza.

“Algunos días de verano” y “Un oasis de felicidad” son dos buenos ejemplos del estilo de Chabouté, aunque les falta la ambición de otros trabajos posteriores. Como lectura para asomarse por primera vez al universo de este autor, se queda corta, ya que no explota todo el potencial que ha demostrado en los últimos años. Pero una vez degustados sus principales títulos, no está de más regresar sobre nuestros pasos para cerrar el círculo con estas historias con las que Chabouté empezó a dejar su huella.

Algunos días de verano / Un oasis de felicidad

  • Autor: Christophe Chabouté
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 168
  • Precio: 15,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.