‘100 Balas vol.4’, viejos conocidos se van sumando a una trama apasionante

cubierta_100_balas_num4ok.indd
Esta serie de reseñas dedicadas a la nueva edición de 100 Balas publicada por ECC está resultando una tarea de lo más gratificante ya que la obra de Brian Azzarello y Eduardo Risso es uno de esos trabajos que aportan más matices a medida que vamos revisitándolo de cuando en cuando. La editorial no ha faltado a su cita bimestral desde que decidiera poner otra vez en circulación la monumental (en todos los sentidos) obra y casi sin daros cuentas vamos rozando el ecuador de la colección. Un punto en el que ya hay bastantes piezas desplegadas sobre el tablero y, aunque suene algo manido, lo mejor está aún por llegar.

La estructura de la serie siempre ha sido la misma desde la primera entrega, una serie de relatos cortos en los que podremos ver cómo alguien tiene la posibilidad de vengarse de aquel que se la haya jugado, de la manera que sea. Aparentemente los implicados en estas historias no tienen relación alguna unos con otros, pero claro, no todo es lo que parece en este sórdido y oscuro universo. Lo que no se puede negar de ninguna manera es la pasión que los autores profesan hacía un genero como es el noir, algo que en el caso del guionista, ha estado presente en la mayoría de su obra.

Este cuarto volumen sigue la misma dinámica que los anteriores, una serie de historias con nuevos personajes y algún que otro conocido, todos ellos envueltos en situaciones que son muy propicias de ser solucionadas a tiro limpio. “Accidentalmente a propósito” nos trae de vuelta a la primera portadora del maletín, Dizzi, “Cole Burns Mano Lenta” centrará su atención en un atraco de los de antes, a lo grande, en “La audición de la ambición” y “Noche de paga” se darán cita familias mafiosas y numerosas traiciones.

Pero si hay una que sobresale sobre el resto es la titulada “El falso detective”, un relato en la que el investigador Milo Garret tendrá que resolver un crimen en el que no faltarán elementos habituales del género negro como son mujeres fatales, tipos duros y muchos misterios que resolver en un ambiente desagradable y opresivo que tan bien refleja las páginas de la serie. Máximo culpable de esta estética tan característica es el dibujante Eduardo Riso que empezó apabullando con su estilo cargado de sombras y que poco a poco ha ido refinándose hasta lograr alcanzar un nivel de calidad y detalle bastante elevado. Nadie se relaja en 100 Balas o ya sabe lo que le espera.
[Grade — 9.00]

100 Balas vol.4

  • Autores: Brian Azzarello y Eduardo Risso
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 240
  • Precio: 19,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.