‘100 Balas: Hermano Lono’, aun quedaban balas en la recámara

cubierta_100balas_hermano_lono.indd
100 Balas supuso todo un cambio de mentalidad a la hora de abordar nuevas series para la línea Vertigo, habitualmente plagada de magos descarados, dioses del País de los Sueños y sacerdotes poseídos por entidades celestiales. Un cambio hacia un género más terrenal como el noir, una historia llena de personajes de dudosa moralidad y que durante un buen puñado de números nunca supimos quienes eran los buenos y quienes los malos. Tras 100 entregas la serie llegó a su fin dejando contentos a muchos y con la mosca detrás de la oreja a otros tantos. Conseguir un consenso pleno con una colección tan largo y con tantos giros de guión suponía una tarea, cuando menos, imposible.

Pero en esto de los tebeos nunca se puede dar por cerrado nada y años después, por expreso deseo del dibujante Eduardo Risso, el universo balístico renacía para centrarse en la figura de uno de los personajes más carismáticos que desfilaron por sus páginas, Lono. La acción transcurre en la ciudad mexicana de Durango, un paisaje donde el cartel de Las Torres Gemelas mueve todo el tráfico de la droga en la zona. Entre tanto trapicheo tan solo hay un sitio que parece estar al margen, el orfanato llevado por el religioso Padre Manuel que contará con un desconocido Lono, más cercano a la religión y dejando de lado la peligrosa vida que todos conocemos. A estos elementos se le añadirá la presencia de una guapa monja cuyo pasado es bastante oscuro.

Azzarello sabe muy bien qué tipo de historia contar para captar nuevos lectores a la vez que mantiene contento a la legión de aficionadas de la serie madre. Personajes peligrosos, extremos, malvados por naturaleza y sin ningún tipo de escrúpulos, algo muy habitual en 100 Balas y que ahora traslada a la perfección en esta nueva aventura. Pero el acertado guión es solo uno de los atractivos de la obra ya que el trabajo de Risso es de lo más espectacular que le hemos visto hasta ahora. Tal y como se comenta un poco más arriba, Hermano Lono ve la luz por la insistencia del argentino, un gran dibujante como él especialmente motivado propicia todo un deleite gráfico. ¿Será esta aventura la última que salga del particular mundo de 100 Balas? Parece que sí pero ya sabemos que si algo funciona, pronto podríamos ver nuevos comics protagonizados por aquellos personajes. Lo mínimo que le vamos a exigir es que tengan la calidad de este.
[Grade — 8.00]

100 Balas: Hermano Lono

  • Autores: Brian Azzrello y Eduardo Risso
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 192
  • Precio: 17,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.