10 series Vertigo que hay que leer (II)

Fábulas

Comenzamos ayer el repaso a 10 series Vertigo que cualquier aficionado a los cómics debería leer. Como siempre me pasa en estos tops, siempre me sale un cómic más de los que el título diez. Son diez posiciones, por tanto, pero once series, algunas de ellas aún en funcionamiento (por ejemplo, la que lidera el top) y otras que terminaron hace tiempo, pero cuya calidad sigue manteniéndolas vivas.

Por supuesto, se aceptan los cachetes, las listas de olvidos imperdonables o las palmadas en la espalda en los comentarios.

5. Hellblazer / Shade

Hellblazer

Dos de los personajes más carismáticos que ha dado el sello. Por un lado John Constantine: el mago inglés más famoso que haya dado la historia de los tebeos y también uno de los personajes cínicos mejor caracterizados que yo haya leído.

Como un Bogart de los tiempos modernos, pero enganchado al alcohol y a la nicotina, Constantine tiene que lidiar con aventuras de todo tipo en las que está muy claro quién hace el bien, pero no la manera en que lo consigue. El mérito es que la serie, después de años y años, aún siga siendo capaz de generar historias que enganchen al lector. Si no lo has leído nunca, cualquier tomo que pilles en tu librería estará bien para empezar.

Shade

Y por el otro, Shade, el hombre cambiante, quizás la mejor historia que haya escrito Peter Milligan. El inglés cogió un personaje creado por Steve Ditko en 1977 y lo rediseñó, haciendo de su vida un universo casi surrealista donde los Estados Unidos quedaban retratados de manera febril, a veces difícil para el lector, como el Aullido de Allen Ginsberg. Además, no dudaba en tratar temas controvertidos: debutó en la serie hablando de la pena de muerte. Si hay un calificativo que la defina a la perfección es «de culto».

4. Los invisibles

Insivibles

No sé si el mejor cómic de Grant Morrison, pero sí el que edfine su esencia como escritor, Los invisibles tiene tantas capas como una cebolla y, como con ella, cuando las quitas todas descubres que llegar hasta el fondo que no ha servido para nada y que tienes que volver a empezar.

Supuestamente, la historia de Los invisibles nació como una reacción contra la sociedad establecida, contra el mundo real, pero Morrison pronto dejó entrever que los postulados anarquistas de sus personajes principales tampoco eran la solución que decían ser.

Más madura a medida que el guionista cogía experiencia, pero siempre brillante, Los invisibles posiblemente tengan algunas de las páginas más llamativas de toda la colección Vertigo, como las alucinaciones pop de John Lennon o toda la historia argumental de Arcadia, con el Marqués de Sade y la Revolución Francesa entrando y saliendo del argumento principal hasta que el lector queda atrapado, aunque no entiende cómo ni por que.

Toda una montaña rusa, en lo visual y en lo intelectual
.

3. Animal Man, de Grant Morrison

Animal Man

Si no fuera por lo corta que es, la etapa de Morrison en Animal Man estaría en el número uno del top. Al contrario que en Los Invisibles, aquí al calvo de oro se le entiende todo lo que escribe, pero ningún otro colega guionista se atrevió a tanto en un cómic que, supuestamente, iba de un superhéroe con empatía animal.

Si bien empieza con trasfondo ecologista, Animal Man se convierte pronto en un estudio de los cómics, de los personajes y de sus creadores ilustrado con viñetas. En vez de hacer un sesudo análisis en forma de ensayo, Morrison nos muestra a personajes que dialogan con sus creadores, o que se dan cuenta de que están siendo dibujados, o que no entienden nada. El número de ‘El evangelio del coyote’ es un tebeo imprescindible y muy, pero que muy grande.

2. Sandman

Sandman

Sí, claro, por importancia y peso en el sello, Sandman debería ocupar la primera posición. Y seguramente lo hace, porque cualquiera piensa en la serie de Neil Gaiman cuando tiene que definir un sello como Vertigo. No hay más excusas para que no esté en lo alto del top, excepto la que os diré cuando toque hablar de ese número uno.

Pero, ¿por qué Sandman es tan importante? Porque un autor en estado de gracia, Gaiman, supo conjugar todas sus referencias para crear una historia mitológica que vive por ella sola. Gaiman creó una familia disfuncional basándose en conceptos que todos los seres humanos compartimos, como la muerte, el sueño, el destino o el deseo. La historia de Los Eternos es una epopeya clásica, repleta de fantasía, drama histórico y leyendas. Como dice uno de los prologuistas de la serie: «si esto no es literatura, nada lo es».

1. Fábulas

Fabulas

¿Por qué Fábulas, una serie inacabada, es número uno en el top? Porque me gusta mirar al futuro y creo que lo que está haciendo Bill Willingham en esta serie tendrá, dentro de diez años, tanta importancia como el Sandman de Neil Gaiman. Su mirada a los cuentos clásicos y a personajes como Caperucita Roja, Blancanieves o el Lobo Feroz es moderna a la vez que respetuosa, divertida a la vez que profunda. Willingham tiene en sus manos un diamante en bruto y cada vez lo pule con mayor destreza.

Ahora estáis a tiempo de engancharos a una obra maestra de los tebeos, porque Planeta acaba de reeditar el primer tomo de la serie, ‘Leyendas en exilio‘. Mucha, pero que mucha calidad y mucha pero que mucha diversión. También unas cuantas lecturas obligadas para captarla por completo y siendo aparentemente una de las series más sencillas de Vertigo.

En Zona Fandom | 10 series Vertigo que hay que leer (I)

Etiquetas

Roberto Jimenez @fancueva

Compartir este Artículo en