Una Serenity con 70.000 piezas de Lego [Frikada de la Semana]

Serenity en Lego

Si tienes 70.000 piezas de Lego a mano, y 475 horas libres, puedes montarte esta impresionante maqueta de la Serenity, la nave de la tripulación del Capitán Mal Reynolds en ‘Firefly’. Esta maravilla mide dos metros de largo, pesa más de 60 kilos, y su grade de detalle es increíble.

Pero esta Serenity no sólo tiene un aspecto que quita el hipo: su interior incluye más de una sorpresa. Todos los compartimentos están fielmente reproducidos, con la única excepción de la sala de máquinas, que tuvo que ser descartada por necesidades de integridad estructural.

Serenity en Lego Atención a la escala (y a la cara del niño)

La sala de carga, la cabina de mando, la sala de reuniones, los camarotes… Hasta tal punto ha tratado de ser fiel, que incluye hasta un dinosaurio de juguete junto a Wash, en la cabina. Iluminación, los motores rotan, las alas se abren, la lanzadera de Inara puede desacoplarse… Una labor de ingeniería admirable.

Por supuesto, toda la tripulación está representada con su correspondiente figurita, todas ellas perfectamente reconocibles. La galería de imágenes que el autor ha publicado es como para tirarse las horas disfrutando de cada detalle, esto es sólo un aperitivo:

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

Serenity-Lego-1.jpg
Serenity-Lego-2.jpg
Serenity-Lego-3.jpg
Serenity-Lego-4.jpg
Serenity-Lego-5.jpg
Serenity-Lego-6.jpg
Serenity-Lego-7.jpg
Serenity-Lego-8.jpg

Vía | iO9
Sitio oficial | Flickr de Adrian ‘Brickfrenzy’ Drake
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en