Un cuarto de bebé inspirado en ‘Lost’ [Frikada de la Semana]

Dormitorio Lost

Esto es pasión y originalidad. Unos futuros padres han preparado la habitación de su bebé, decorándola con elementos de la serie ‘Lost’. A pesar de ello, han conseguido un ambiente relajante, y no hay que preocuparse de que la futura criaturita tenga traumas ni nada de eso.

Los colores claros, la decoración selvática y las plantas le dan un toque de vida a la habitación, que es muy luminosa. Pero los guiños a ‘Perdidos’ no pasarán desapercibidos a ningún seguidor de la serie.

Los osos de peluche son particulares. Uno es como el que llevaba Emma, y el otro, un oso polar, es el que usaron en el rodaje del anuncio de pañales de Drive Shaft. Hay una lámpara en forma de conejito nº 8 (creo que éste no viaja en el tiempo), peleles con logotipos de la Iniciativa Dharma

Sobre la cuna, avioncitos voladores de Oceanic Airlines. Una de las mantas de la compañía aérea cubre la silla. Los cuadros tienen motivos isleños y uno de los mapas de Rosseau. De hecho, incluso tienen una figura de la Virgen que, esperemos, no hayan reflejado con excesiva fidelidad.

En los pequeños detalles encontramos una furgoneta, un muñequito cabezón de Sawyer, un cajón de provisiones, y una cinta de “Orientación” que guarda un DVD con la ecografía del bebé.

Un gran número de detalles, inspirados en una serie de adultos, pero que bien elegidos hacen que este cuarto infantil sea tan acogedor como llamativo. En Decoesfera analizan los pros y los contras desde un punto de vista decorativo, y en el post original hay más fotos, aparte de las que he seleccionado en la galería.

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

Lost-room-1.JPG
Lost-room-2.JPG
Lost-room-3.JPG
Lost-room-4.JPG
Lost-room-5.JPG

Vía | Decoesfera
Sitio oficial | M&J Collection
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en