True Blood, primeras impresiones

Título True Blood

Llegó la nueva temporada televisiva y con ella las nuevas series. Una de las series más esperadas, más por el creador de la serie que por el argumento en sí, es True Blood de Alan Ball (A dos metros bajo tierra), quien va a firmar la mitad de los episodios de la primera temporada de la serie que se emite en HBO.

Evidentemente al tener a este hombre tras las cámaras de la serie, iba a ser un proyecto mirado con lupa y absurdamente comparada con A dos metros bajo tierra, la obra anterior, que inevitablemente condiciona el ver la nueva serie, y las posteriores con ojo crítico. Así que la primera sentencia que dicto es que True Blood no es A dos metros bajo tierra.

La premisa de True Blood es que tras siglos y siglos siendo leyendas y cuentos los Vampiros salen a la luz pública gracias al desarrollo de la sangre sintética por parte de los japoneses, que les permite sobrevivir sin sacrificar vidas humanas. Esta sangre se comercializa bajo una marca llamada TruBlood.

TruBlood

Centrándonos un poco más en la trama, debemos ir a Bon Temps, un pequeño pueblo de Lousiana, dos años después de que los vampiros salgan del ataúd. Sookie Stackhouse (Anna Paquin), una camarera que tiene un encuentro con Bill (Stephen Moyer), un vampiro, de quien pronto se enamora.

En la serie se nota la mano de Ball que hace entretenido el metraje de un piloto en el que se centra en la presentación de los personajes. Personajes que, aunque peculiares se me antojan un poco planos, aunque no en exceso sino básicamente lo típico de los episodios piloto, por lo que supongo que se irá desarrollando un poco la personalidad de cada uno, así que de momento eso no me preocupa en exceso.

Algo que me preocupa todavía más que Anna Paquin sea una rubiaca cachonda. Vale que Alan Ball quiera explotar la seducción vampírica, pero personalmente creo que Anna se ha metido demasiado en el papel de ‘los vampiros me ponen’. Es impresión totalmente mía.

Sookie en éxtasis

Alejándonos de detalles casi sin importancia como el que os acabo de comentar nos encontramos con otro detalle que considero bastante importante: No engancha. El episodio piloto nos deja un par de cliffhangers fáciles, detalles que sabemos se resolverán (o da la impresión) en el siguiente episodio, de momento no parece haber trama para largo plazo, o por lo menos para los doce episodios que, de momento, tendrá la serie. De hecho es el mayor defecto que tiene el piloto, lo que hace restarle bastante enteros.

Review True Blood

La serie tiene potencial, puede tocar temas muy candentes como el racismo enfocado hacia la diferencia humano y vampiro y la droga, presentándonos a la V-juice, una sustancia a partir de sangre de vampiro que es una droga muy potente. La verdad es que con estos temas y poco más se puede realizar una gran serie. Espero que Alan Ball mejore lo visto en el piloto, porque siento que está desaprovechando talento de una forma absurda.

En Zona Fandom | True Blood

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en