‘Toy Story 3’, los juguetes vuelven a divertirnos aunque no sorprendan como antaño

toystory3.jpg

Hace un tiempo nos llegó la noticia de que por el momento la gente de Pixar se iba a limitar a trabajar en secuelas de sus películas más conocidas en lo que capea el temporal económico que nos azota actualmente. Así pues, esta secuela de ‘Toy Story’ se encuadra en esta hornada de proyectos, y lo hace manteniendo el listón alto, consiguiendo una cinta bastante entretenida, cuya principal pega es la pérdida del factor sorpresa, tan importante en las producciones de este estudio.

Antes de empezar a hablar de ‘Toy Story 3’, es imposible no hacer mención al corto que la precede, titulado ‘Day & Night’, y que es una nueva muestra del vertiginoso ingenio de Pixar. Noche y día, representados por dos personajes cuya expresividad y movimientos recuerdan a los protas de los cartoons de la Warner o Hannah-Barbera, compiten por ver quién es mejor. Una pequeña historia que nos hará reír y sorprendernos con su originalísimo planteamiento gráfico.

Ahora sí, entramos de lleno en lo que da de sí la tercera entrega de Woody, Buzz y compañía. Andy ya se ha hecho mayor, está a punto de irse a la Universidad y apenas presta atención a los juguetes que lo acompañaron durante su infancia. Cuando los recoge para guardarlos en el desván durante su ausencia, un error termina llevando a nuestros amigos los juguetes a una guardería. Lo bueno es que allí tendrán un montón de niños con los que jugar, pero lo malo… Bueno, ya lo veréis.

toystory3b.jpg

Este argumento justifica la aparición de esta secuela ya que viene a cerrar un ciclo en el conjunto de la saga ‘Toy Story’ y responde a una pregunta que es lógico plantearse: ¿qué pasa con los juguetes cuando los niños se hacen mayores y dejan de jugar con ellos? Así pues, podéis estar tranquilos en el sentido de que la historia de ‘Toy Story 3’ aporta algo a la saga, y no es un pastiche apresurado para exprimir su éxito.

También podéis estar tranquilos en lo que respecta a su desarrollo, pues la película rebosa el buen humor habitual en las producciones de Pixar (seguro que soltaréis más de una carcajada durante la proyección), mantiene el ingenio de sus predecesoras y, lo importante al fin y al cabo, se hace muy entretenida. Como decía antes, la principal pega es que los personajes ya no sorprenden como al verlos por primera vez, así como el universo juguetil en el que se enmarcan sus peripecias.

toystory3c.jpg

El bajón más importante lo percibimos en la recta final de la cinta. Primero, por la sucesión de escenas en las que los personajes básicamente se limitan a sortear un peligro tras otro, sin mucho interés para el desarrollo de la trama (casi parecen escenas planteadas para trasladarlas después al videojuego oficial). Y segundo, porque la escena que pretende ser más emotiva no tiene ni de lejos la fuerza de los primeros minutos de ‘Up’ (aunque, bueno, estos son los gajes del oficio de dejar el listón tan alto), y no termina de emocionar al espectador.

En cualquier caso, ‘Toy Story 3’ es una secuela mucho más digna de lo que cabría esperar, y recomendable sin lugar a dudas para pasar un buen rato. De hecho, le tengo mucho cariño a esta saga y debo decir que no me ha decepcionado, simplemente, espero que los de Pixar no tarden en volver a sorprendernos con historias y personajes nuevos, sin tener que recurrir a los logros del pasado. Eso sí, ni os molestéis en verla en 3D porque no aporta nada de nada al visionado.

Ficha técnica

toyreview.jpg

* Título: Toy Story 3
* Dirección: Lee Unkrich
* Guión: Michael Arndt
* Reparto (voces originales): Tom Hanks, Tim Allen, Joan Cusack
* Productora: Pixar Animation Studios y Walt Disney Pictures
* Fecha de estreno en España: 21 de julio de 2010

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en