‘The Walking Dead’, así sí

The Walking Dead - Segunda Temporada

Los que me conoceis, por lo menos a través de lo que voy publicando sobre series tanto aquí como en Vaya Tele, sabréis que he sido muy escéptico (por no decir detractor) de ‘The Walking Dead‘, la adaptación televisiva del cómic homónimo. Sobre todo a raíz del comienzo de la segunda temporada de la serie, con la primera mitad siendo directamente soporífera.

Así que la segunda mitad de esa temporada la afronté con un ultimatum: si la cosa no mejoraba, si no empezaban a pasar cosas (una cosa es que quieran tomar el ritmo pausado del cómic y otra cosa es que se pasen el límite de aburrimiento) sería la última temporada que vería de la serie. No dejaría del todo mi relación con esta adaptación, puesto que siempre me quedaría ‘Talking Dead’, el talk show sobre la serie presentado por Chris Hardwick (‘The Nerdist’). Pero, mirad por donde, esta segunda mitad de temporada se ha esforzado por enmendarse.

Por cierto, a partir de aquí, spoilers de la segunda temporada de ‘The Walking Dead’.

Comenzamos donde lo dejamos, a las puertas del establo, con la visión de los zombies familiares. La imagen es completamente traumática para Hershel quien se va al bar del pueblo a emborracharse. Cuando Rick y Glenn van a buscarle se encontrarán con que llegan dos forasteros. La cosa se tuerce y Rick tiene que matarlos, lo que llevará a un segundo grupo preguntando por sus compañeros. Lograrán salir de allí, pero con un prisionero, Randall, cuyo destino será uno de los puntos a tratar por el grupo.

Se empezarán a ver entre Shane y Rick varios choques que no son más que manifestaciones de lo que se llevaba cociendo prácticamente desde el principio. Bueno, básicamente en estos episodios es en los que ha saltado por completo aquellas rencillas y malos rollos entre los personajes que se han ido forjando en todo este tiempo. Con tres puntos determinantes: la muerte de Dale, la de Shane y la horda que ataca la granja en dos noches consecutivas.

In memoriam

Carl, Rick y Zombi Shane

Así pues tenemos un par de muertes de personajes principales. La primera ha sido la de Dale, personaje que en el cómic sobrevive. Sinceramente no me la esperaba ya que Dale es un personaje angular en el grupo. Puede que no sea tan importante como Rick, pero es el pegamento absoluto. Lo que no me ha gustado es cómo se ha encajado la muerte en la cronología de la serie. No por el hecho de que sea un resorte cara al tramo final de la temporada sino porque da la sensación de ser una decisión estúpida de los guionistas. Quiero decir, da la casualidad que muere desollado por un zombi tras una gran escena en la que se muestra como la voz discordante sobre la decisión sobre Randall.

Por cierto, que el plan original era que Jimmy fuera la vaca que se encuentra Dale; que Randall escapara y matara a Hershel, desencadenando en Shane cargándose a Randall. Pero cuando llegaron al momento de analizar el guion decidieron hacer estos cambios que creo que han funcionado francamente bien. Por lo menos ha habido una sensación de coherencia argumental y que los engranajes estaban bien engrasados. De hecho de estos últimos episodios lo único que no termino de ver es porqué un helicóptero llama tanto la atención de los zombis romeros (sí, hace ruido y tal, pero nunca pensé en que pudiera llamar tanto la atención) llevándoles a las cercanías de las granja. Y los lleva justo en un momento en el que Shane se carga a Randall, les dice al resto que ha escapado e intenta aprovechar para matar a Rick, ocurriendo al revés.

Sí, por fin muere Shane, aunque no fue Carl quien lo hizo como en el cómic (aunque mata su cadáver). Y de hecho es un gran fallo, o eso me parece. La muerte de Shane se ha estado preparando durante toda la temporada y creo que hasta los que no habían leído el cómic han captado que en la relación Shane-Rick sobraba uno de los dos. En el cómic esta muerte es impactante, no te la esperas (independientemente de quien apretara el gatillo); en la serie está preparada de más, lo que le quita algo de emoción.

‘The Walking Dead’, un final para los fans

The Walking Dead - Establo

La verdad es que todo este tramo final de la segunda temporada, sobre todo los últimos minutos del final de ‘The Walking Dead’ ha estado dedicada a los más escépticos con la serie: los lectores del cómic, que veíamos cómo una buena historia sobre supervivientes en un apocalipsis zombi se convertía en lo más aburrido hecho ever. Y es que para alargar la estancia en la granja de Hershel (que no son más que unos cuatro números) durante trece episodios hay que justificarlo de alguna manera metiendo algo de historia. Ese ha sido el gran fallo de la temporada, no meter trama cuando la necesitan más allá de conversaciones triviales y la excusa de la búsqueda de Sophia.

Así pues el final vino para resarcirse y para demostrar, en esos últimos dos o tres episodios, la grandeza con la que se nos llena la boca a los fans del cómic. Pero el caso es que, mientras que por un lado esto es bueno, por el otro queda algo descarado esa especie de “fan service” con la aparición de Michonne y ese último plano para que atisbáramos la cárcel. Ya lo decía Robert Kirkman en el ‘Talking Dead’ correspondiente: la última mitad del season finale era todo preparación para la tercera temporada.

The Walking Dead - Temporada 2

Personalmente espero, rezo casi, porque el equipo de guionistas y productores de ‘The Walking Dead’ mantengan el tono, ritmo y estilo de esta segunda mitad de temporada. Es lo que necesita ‘The Walking Dead’, seguir explorando a los personajes (de momento me parecen que siguen bastante planos) y aplicando las dosis justas de acción. Este otoño AMC (y Fox y laSexta en España) emitirán la tercera temporada de la serie, de dieciséis episodios, y ahí estaremos esperando.

En ¡Vaya Tele! | ‘The Walking Dead’ y su propósito de enmienda
En ZonaFandom | Adelanto de tres minutos y medio de ‘The Walking Dead’

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en