‘The Raid’, en Indonesia sí que saben hacer cine de acción y artes marciales

Los asistentes a la pasada edición de Sitges estarán de acuerdo en que ‘The Raid’ (Serbuan Maut) fue sin lugar a dudas la cinta con más adrenalina de toda la muestra; una explosión de artes marciales, disparos y acción sin pausa que hace que títulos como ‘Ong Bak’ parezcan la última producción animada de Disney. Atentos a la sinopsis…

En el corazón de uno de los barrios más peligrosos de Yakarta, la ciudad más poblada de Indonesia, se encuentra un impenetrable edificio convertido en la casa segura de algunos de los asesinos y gángsters más peligrosos del mundo. Hasta ahora, el bloque de apartamentos en decadencia ha sido considerado intocable incluso para los miembros más valientes de la policía. Sin embargo, un equipo SWAT de élite está dispuesto a poner punto final a la situación y acabar con el notorio capo de la droga que se oculta en el último piso, llevando a cabo un asalto al edificio bajo el amparo de la oscuridad justo antes del amanecer. Lo que no se esperaban, es que este, al descubrir sus planes, da orden de cortar la electricidad y bloquear todas las salidas atrapando a la unidad en una trampa mortal a través de la cual tendrán que abrirse paso.

La película ha sorprendido a la crítica y el público por igual y aunque de momento sigue su andadura en festivales a la búsqueda de distribuidor para su estreno en salas comerciales (o su lanzamiento directo en DVD, desgraciadamente la fórmula más probable para nuestro país) es de esperar que pronto tengamos fechas, al menos para EE.UU. Mientras, os dejo con el tráiler de ‘Merantau’ para que podáis amenizar la espera con otra película de leches a mansalva del mismo director, Gareth Evans, protagonizada también por el actor y campeón indonesio de Silat Harimau Iko Uwais.

The Raid Serbuan Maut

Merantau

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en