‘The Man from Earth’, el hombre a debate

Jerome Bixby's The Man from Earth

‘The Man from Earth’ es la prueba de que para hacer buena ciencia ficción no hacen falta efectos especiales, grandes escenarios ni presupuestos de infarto, si tienes un guión interesante sobre el que trabajar. El mérito es de Jerome Bixby, que empezó a trabajar en la idea en 1960 y la acabó en su lecho de muerte, en 1998.

Richard Schenkman rodó el guión en 2007, y como pequeña producción que era, tuvo una distribución muy limitada. Sin embargo, tardó poco en circular por la senda pirata, y el propio productor agradeció públicamente a los usuarios por compartir y disfrutar la película por esta vía.

The Man from Earth

Ciencia ficción sin salir del salón

El argumento de ‘The Man from Earth’ es una idea sencilla pero original. John Oldman invita a cenar a sus amigos, y allí les anuncia que se marcha para no volver. A diferencia de otras ocasiones en las que ha cambiado de vida sin previo aviso, esta vez decide anunciar a sus amigos por qué se marcha.

Lo que les cuenta les parece increíble: John afirma tener más 14.000 años. Les dice que es un hombre de cro-magnon, y no sabe por qué, pero no envejece. Por eso cada cierto tiempo, necesita desaparecer, cambiar de nombre, y crearse una nueva vida.

Entre sus amigos hay profesores y académicos en diferentes campos, así que al principio se muestran escépticos, e incluso molestos por semejante broma. Pero John empieza a aportar datos históricos de su vida, y la incertidumbre empieza a asomar entre el grupo. ¿Puede ser verdad lo que afirma John? ¿Puede haber vivido durante 14 milenios?

Así que se establece un diálogo entre todos, en el que John contesta a cada pregunta que le hacen. Al principio, John les propone hipótesis, sobre qué harían ellos si se encontraran en una situación así, pero pronto John comienza a dar datos históricos que cuadran con la que afirma ha sido su vida.

The Man from Earth

No recuerda en qué zona nació, porque al principio ni siquiera tenía un lenguaje formal. Tras errar por el mundo, y con lo que éste ha ido cambiando, le resulta imposible ubicar las cuevas en las que se crió. Fue sumerio durante 2000 años, y tras eso pasó a ser babilonio, durante el reinado de Hammurabi.

John cuenta cómo conoció a numerosos personajes históricos. Que fue discípulo de Buda. Que conoció a Colón. Que su amigo Van Gogh le regaló un cuadro. Que conoció a los discípulos de Jesucristo. Y claro, también conoció al propio Jesucristo.

Hasta ese momento, la tarde estaba siendo un divertimento para los académicos. El arqueólogo considera que lo que John afirma sobre la prehistoria es cierto, pero que está al alcance de cualquiera en libros. El biólogo postulaba sobre la posibilidad de que una mutación genética pudiera producir un efecto así.

¿Y sobre las lagunas? Bueno, John se explica. Muchas cosas no las vivió personalmente, y las conoció como todo el mundo, a través de libros. Y que muchos de sus recuerdos no tenían demasiado sentido (como luces destelleantes en el cielo), hasta que la ciencia moderna les dio una explicación (rayos y truenos). Por eso, buena parte de su conocimiento en realidad lo ha obtenido como todo el mundo, estudiando.

The Man from Earth

Pero al tocar el tema de la religión… el ambiente se tensa, y la película da un giro que no deja indiferente. O resulta interesante, o se aborrece la película. Soy de los que considera que mantiene el tono.

¿Pero es cierto lo que dice? Tú decides

Pues para saberlo tendréis que ver la película. El problema es que si desvelo cualquier cosa sobre el giro en el diálogo, o de si la historia de John es real o no, os estropearía el visionado. No obstante, en los comentarios e indicando “AVISO DE SPOILER” podemos continuar el debate, sin molestar a nadie.

Review de The Man from Earth

Me resulta extraño decirlo, pero esta pequeña producción independiente es una recomendable historia de ciencia ficción. Aunque haya sido rodada con un puñado de actores que habitualmente hacen de secundarios, aunque toda la “acción” sucede entre un salón y una cocina, y aunque básicamente sea un diálogo platónico.

Una de esas historias que animan a pensar, una crítica velada hacia la cerradez mental que el hombre ha demostrado a lo largo de la historia, y que es perfecta para continuar debatiendo tras los créditos.

En ZonaFandom | ‘El Cosmonauta’, ciencia ficción rodada gracias al mecenazgo, ‘Frequently asked questions about time travel’, cuando lo importante es el guión

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en