‘Terminator Salvation’, que nos salven a nosotros de esto

Terminator Salvation

Siendo sincero, no esperaba con ansia el estreno de ‘Terminator Salvation’, su deleznable precuela ‘Terminator 3’ se encargó ya de destrozar de una manera totalmente irreparable la saga de acción y ciencia-ficción que James Cameron había elevado al Olimpo del cine de obligada visualización.

Así que prácticamente nadie tenía esperanzas en este ‘Terminator Salvation’. Realmente lo más llamativo fue el anuncio de su actor protagonista, Christian Bale, el cual se encuentra en estado de gracia profesional y eso lo sabía muy bien la productora que tuvo muy claro que quería contar con Bale para interpretar el papel de John Connor. La elección de McG como director prácticamente confirmó, sin estrenarse aún la cinta, que ‘Terminator Salvation’ no iba a ser la panacea que devolvería la sobriedad y la calidad a la saga, lo cual se ha ratificado tras su estreno. ‘Terminator Salvation’ se rodó (al igual que otras tristes películas) con el único propósito de hacer taquilla.

Si pretendían hacer un homenaje a las primeras entregas han conseguido justo el efecto contrario, prolongar el insulto y aumentar el aura de precariedad argumental que ya destilaba ‘Terminator 3’ a borbotones. Es por eso que dudo mucho que el objetivo de McG fuera el de querer contar algo con ‘Terminator Salvation’, recordad que estamos hablando del tío que dirigió los dos bodrios de los ‘Ángeles de Charlie’, ahí es nada.

Terminator SalvationPor todo lo mencionado es por lo que si uno quiere ir al cine a ver ‘Terminator Salvation’ debe tener muy claro que no va a ver ni una pizca de lo que hizo grandes a las dos primeras entregas, y si mucho de lo que hizo deleznable a la tercera, aunque la verdad es que esta cuarta entrega supera ligeramente a su inmediata predecesora, faltaría menos.

¿Y en qué supera ‘Terminator Salvation’ a ‘Terminator 3’? Pues básicamente en su carencia de ambición, lo cual hace que se vea como lo que es, una película de tiros y explosiones completamente plana, para olvidar tras verla. Es la gran ventaja de estar más separadas de las dos magistrales cintas de James Cameron, que uno ya está en sobreaviso y no se lleva un chasco enorme debido a exceso de expectativas.

Vistos los defectos (aunque el mayor defecto fue rodar esta película) hay que intentar ver las virtudes, las cuales son las obvias en esta clase de películas, los efectos especiales. Aún así, no vamos a hacer la ola en el cine cuando veamos una batalla entre los guerrilleros de Connor y las máquinas. Los efectos son correctos y cumplen justo con lo que cabría esperar de ellos, aunque hay que reconocer que habrá algunos momentos realmente destacables, SPOILER como el accidente de helicóptero protagonizado por Connor FIN DE SPOILER, y otros realmente risibles SPOILER, sobre todo el protagonizado por el Schwarzenegger virtual FIN DE SPOILER.

Pasando al plantel de actores, no hay absolutamente nada que destacar, ni siquiera a Bale, que da vida a un John Connor aún bajo el mando de los mandos superiores y que dista mucho de ser el tan aclamado líder que dirigirá a la humanidad contra Skynet y su ejército de máquinas. Su John Connor no transmite absolutamente nada, ni siquiera en los momentos en los que se supone que debería hacerlo, SPOILER como por ejemplo las charlas a toda la población a través de la radio para intentar infundir esperanza y unidad FIN DE SPOILER. Muy acorde con él está el otro protagonista, Sam Worthington, que bajo el nombre de Marcus da vida a un personaje tan aparentemente misterioso como indefinido y cuyo mejor aliciente ya viene de fábrica destripado en algunos trailers. No se me ocurre a quien más destacar entre el reparto porque prácticamente el resto del plantel se dedican a interpretar a personajes insípidos, como el joven Kyle Reese interpretado por Anton Yelchin y que haría que el pobre Michael Biehn sientiera vergüenza ajena por cómo han destrozado uno de sus mejores papeles. Incluso la guapísima Bryce Dallas Howard se dedica simplemente a dar la réplica en su rol de esposa de John Connor durante el poco tiempo que aparece en pantalla.

Terminator Salvation‘Terminador Salvation’ es definitivamente mala. No un bodrio infumable que provoque úlceras visuales pero sí un producto que podría haber aprovechado mucho más el post-apocalíptico futuro vaticinado en las primeras entregas de la saga. El único apunte positivo es la predisposición con la que deberemos contar ante una película de este calaña, vacía, sin nada que contar y que simplemente se compone de excusas para engarzar una secuencia de acción detrás de otra. Para mí, la saga Terminador acabo con ‘Terminator 2: El día del juicio final’.

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en