‘Taketori Monogatari’, la nueva película de Ghibli, y los dos próximos proyectos de Hayao Miyazaki

Después de diez años de descanso tras completar Mis vecinos los Yamadas, Isao Takahata vuelve a ocupar el puesto de director en la próxima película del Studio Ghibli, Taketori Monogatari (La historia del cortador de bambú), una nueva adaptación de una antigua leyenda japonesa acerca de la princesa Kaguya, encontrada siendo bebé en el interior del tallo de una planta de bambú brillante. La historia es muy popular en Japón y cuenta con diferentes versiones de imagen real y animación, incluyendo la película InuYasha y el Castillo de ilusiones al otro lado del espejo de Rumiko Takahashi, pero no cabe duda de que Ghibli sabrá hacerla suya dejando en el olvido a todas las demás versiones del mismo modo que solía hacer Disney con Blanca Nieves o Pinocho. La película se estrenará el año que viene.

Las primeras referencias a esta nueva película datan de febrero de 2007 pero no tuvimos una confirmación oficial hasta el año pasado cuando Koji Hoshino, el nuevo presidente del estudio Ghibli, indicó que tanto Takahata como Goro Miyazaki se encontraban trabajando en dos nuevos proyectos tras el estreno de Ponyo en el acantilado de Hayao Miyazaki.

Y hablando de Miyazaki, el justificadamente idolatrado director se encuentra en conversaciones con el equipo del estudio para hacer dos nuevos largometrajes en los próximos 3 años. Sin embargo, los detalles son escasos y esto podría significar tanto que piensa dirigirlas él mismo como que se encuentra buscando directores para ellas. Esperemos que sea lo primero y las amenazas de retirarse queden guardadas en el cajón unos cuantos años más.

Vía | /Film

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en