‘Star Wars in Concert’, una experiencia única

Star Wars in Concert

Mientras escribía este post que anunciaba la gira de conciertos de ‘Star Wars in Concert’, en mi interior pensaba: «no sé porque escribo sobre esto, si nunca lo veremos por España». Hombre de poca fe era yo por aquel entonces (aunque sigo haciendo gala de un proteccionista escepticismo), y poco esperaba que un 20 de Marzo, como el que hemos pasado hace escasos días, iba a ser la fecha escogida para el único aterrizaje de este magno evento en nuestro país, y al que afortunadamente pude acudir con la plena ilusión que sólo un fan de Star Wars puede entender.

Alguno, de esos que nos llaman frikis de manera despectiva y por encima del hombro, puede volver a malinterpretar lo que ve y pensar que esto sólo es un sacacuartos más del amigo George Lucas, bueno, creo que más de un fan de Star Wars, sobre todo los decepcionados con la última trilogía, acompañen a estos en su pensamiento y no vean en ‘Star Wars in Concert’ nada más que una burda y descarada manera de aumentar las arcas y la papada de Lucas.

Pero seamos sinceros con nosotros mismos, este es el estigma del friki, que se acentúa mucho más en el caso de los seguidores de Star Wars. Somos consumistas, marcamos el nivel de nuestra afición por nuestras adquisiciones, las cuales exhibimos con orgullo en nuestra casa, donde sólo nosotros y nuestros más allegados pueden contemplarlos e intentar discernir el porque le tenemos tanto aprecio a una máscara negra que llevaba un villano en unas pelis de los los 70 y 80.

Pero ‘Star Wars in Concert’ es algo muy distinto a todo esto. Es un camino para contactar de manera casi física con la saga galáctica, un pedazo de ella que resultará efímero antes de los que creemos y que sólo perdurará en nuestro recuerdo, como si presenciarlo en vivo fuera un privilegio equiparable al de aquellos que pudieron disfrutar de la trilogía de Star Wars original pro primera vez en el cine.

Star Wars in Concert

En este punto, los que aún no estén del todo convencidos pensarán que es sólo una orquesta tocando música de películas, algo que se ha visto en colegios de mano de orquestas juveniles o, si apuntamos alto, por orquestas adultas y completas. Pero no es sólo la orquesta lo que importa aquí, es la música, es esa fanfarria compuesta por el maestro John Williams y que le valió un Oscar de la Academia de Hollywood y el permanecer grabado en granito dentro de la historia de la música cinematográfica.

Ya desde el primer momento, cuando la orquesta entona el característico sello sonoro de THX y la archiconocida melodía de 20th Century Fox, uno siente la misma emoción con la que se ve el comienzo de una película de Star Wars, explotando de júbilo al ver alejarse el logo de ‘Star Wars’ mientras el tema principal de la saga rebosa en nuestro cerebro como algo que nunca se olvida aunque queramos hacerlo.

Parece mentira que hasta este momento no haya hablado del concierto en si, pero es que realmente no puedo explicar mucho con palabras. El espectáculo es una colección de piezas de las seis bandas sonoras que se disponen de manera que sirvan para contar a grandes rasgos la historia de la saga de ‘Star Wars’. Dicha narración está conducida por el gran Anthony Daniels, actor que interpretó a C-3PO en las seis películas y que demostró su talento como actor, del cual pocas veces ha podido hacer gala al estar tan atado al personaje del dorado y amanerado androide de protocolo. Incluso en un momento se lanzó y encarnó fugazmente al androide, con sus espasmódicos gestos, la lluvia de aplausos que recibió fue inmensa.

Daniels se aventuró con el castellano para presentar el evento, pero durante el resto habló en inglés, ayudado por unos subtítulos en la pantalla gigante para que todo el mundo pudiera seguir la fábula de ‘Star Wars’, aunque para la mayoría de los asistentes no era necesario ya que se sabían la historia de pe a pa. En la mencionada pantalla gigante es donde se mostraban secuencias intercaladas de las seis películas, siempre relacionadas con la pieza que estaba sonando. Así cuando sonada la ‘Marcha Imperial’ (de la cual hicieron un bis) Darth Vader y el Emperador eran los protagonistas de la imagen, mientras que en otros casos, como en el del puerto espacial Mos Eisley, era un compendio de varios temas, en este caso de Tatooine (incluyendo el famoso tema de la cantina).

Ve el video en el sitio original.

Junto a la música y la enorme pantalla, estaban los efectos de luz que acompañaban al ritmo de las melodías, a las cuales se adaptaban perfectamente. Destacó el momento en el que una baterías de láseres verdes inundaron el Palacio de los Deportes para introducir más a la audiencia en las batallas estelares.

Creo que sólo queda hablar de la selección de temas que se tocaron. Algunos, como la mencionada ‘Marcha Imperial’ era evidente que tenían una asistencia obligatoria (de hecho fue el tema más aplaudido). ‘Duel of the Fates’, el único tema de la nueva trilogía que se ha hecho con un hueco propio dentro de la cultura musical de Star Wars, también fue uno de los temas más esperados, y el que sirvió para hacer gala del coro de cincuenta personas que acompañaba a la orquesta. Personalmente eché en falta ‘Into the trap’ que hubiera sido perfecto para acompañar al capítulo de la batalla de Endor, la cual hizo más uso de los temas que envolvían la batalla en la superficie de la luna, sí, con los ewoks.

‘Star Wars in Concert’ es una experiencia que todo fan de Star Wars debe vivir alguna vez en su vida. El ver y sentir cómo la música que todos conocemos por la mítica saga está siendo tocada frente a nuestros ojos, y uno de los pocos actores que ha participado en las seis películas nos brinda su ingenio para realizar el papel de anfitrión, es algo que marca a todo que precie ser fan de Star Wars. No sé si entrará en los planes de la productora un nuevo concierto en España, pero de ser así os recomiendo de corazón que busquéis la manera de acudir, es una de esas experiencias que marcan.

P.D.: Las fotos que podéis ver arriba no son mías, sino de ParkerDigital, y el vídeo ha sido cortesía de Miki.

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en