‘Soy el número cuatro’, tráiler de la versión extraterrestre de ‘Crepúsculo’

Imagina que coges a los atormentados adolescentes de ‘Crepúsculo’ sustituyendo a los vampiros por extraterrestres con superpoderes al estilo de ‘Push’ y les plantas delante a los romulanos tatuados de ‘Star Trek XI’. Eso es más o menos lo que obtienes con ‘Soy el número cuatro’ (I Am Number Four), el nuevo thriller de acción dirigido por D.J. Caruso (‘La conspiración del pánico’, ‘Disturbia’) y producido por Michael Bay (‘Transformers’) con un montón de caras conocidas de la pequeña pantalla y que llegará a los cines españoles el 18 de marzo, un mes después de su estreno en EE.UU.

John Smith (Alex Pettyfer) es un extraterrestre adolescente que intenta ocultar su verdadera identidad tras la apariencia de un estudiante de secundaria común y corriente, para escapar de unos asesinos despiadados que quieren destruirlo. Cambiando constantemente de identidad, mudándose de una ciudad a otra bajo la supervisión de su guardián y mentor (Timothy Olyphant), John es siempre ‘el chico nuevo’ del lugar, pero ahora la pequeña Ohio se ha convertido en su hogar, y John deberá enfrentarse a nuevos hechos inesperados que le cambiarán la vida: su primer amor (Dianna Agron), el descubrimiento de poderosas y nuevas habilidades, y una conexión especial con aquellos que comparten su destino.

Imagino que terminaré cayendo en la trampa y matando alguna aburrida tarde de domingo viéndola en el cine pero desde ya os digo que me espero lo peor. ¿Qué os parece a vosotros? ¿Creéis que exagero?

Soy el número cuatro

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en