Smaug será «El DRAGÓN» para todas las películas del pasado y del futuro

Bilbo en la guarida de SmaugO al menos eso es lo que Guillermo del Toro ha afirmado en los foros de TheOneRing.net, donde los fans discutían sobre los retos a los que se enfrentaba WETA Workshop, la factoría que desarrollará los efectos especiales para ‘El Hobbit’. Del Toro afirma que su intención es que el dragón guardián de la Piedra de Arca no sea un dragón más:

Smaug no debería ser ‘ese dragón de la peli del Hobbit’ como si fuera sólo ‘otra’ criatura en un Bestiario. Smaug deberá ser ‘El DRAGÓN’ de todas las películas del pasado y del futuro. La sombra que proyecta y la codicia que personifica – La ‘necesidad de atesorar’ – proyecta su larga sombra y crea una continuidad temática / dramática de mediocridad que articula la historia a lo largo del tiempo.

A mi Guillermo del Toro, sobre todo con la supervisión de Jackson, me inspira confianza para lograr este objetivo. Más si deja tan clara su visión de Smaug como ha hecho en este caso. También ha hablado de otros aspectos que lo diferenciarán de otros dragones del cine:

Para mi, Smaug es el perfecto ejemplo de gran criatura definida por su apariencia y diseño, sí, pero también, muy especialmente, por su movimiento y – una pequeña pista – su entorno – pensad en ello…

También ha criticado que, para dar voz a los dragones, en muchas películas les dotan da una boca «simiesca» para lograr una burda sincronización con las palabras, y que ya tiene en mente como será su voz.

Esto promete, a pesar de que es previsible que haya cambios dolorosos. Aún no le he perdonado a Jackson tres cosas: que Legolas se chivara en el Concilio Blanco de quién era Aragorn, que diluyera tanto el personaje de Faramir, y que le pusiera alas al Balrog…

Vía | TheOneRing
Imagen | FantasyMundo
En ZonaFandom | Todo sobre el Hobbit

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en