Roger Corman recibirá un Oscar honorífico a toda su carrera

corman.JPG

Ya se ha hecho oficial una noticia que entusiasmará, no sólo a los amantes del cine fantástico, sino del 7º arte en general: Roger Corman recibirá un Oscar honorífico a toda su carrera, que comenzó hace ya más de 50 años. Y digo que entusiasmará a los amantes del cine, independientemente de su género, porque aunque Corman destaca especialmente por sus aportaciones al cine de terror y de serie B, no es menos cierto que ayudó a dar sus primeros pasos en el oficio a cineastas tan reconocidos en la actualidad como Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Peter Bogdanovich y James Cameron; así como a actores de la talla de Dennis Hopper, Robert De Niro y Jack Nicholson. Este último debutó en un filme producido por Corman, ‘The Cry Baby Killer’ (1958), y empezó a ganar cierta notoriedad gracias a su papel en ‘La Pequeña Tienda de los Horrores’ (1960), una de las cintas más divertidas del cineasta, y que según se dice fue rodada en apenas dos días y una noche.

Esa rapidez es precisamente una de las señas de identidad del cine de Roger Corman, junto con los bajos presupuestos. Vale que eso dio lugar a películas de escasa calidad (al fin y al cabo, Corman ha dirigido nada menos que 56 películas, y producido más de 300), pero si alguien ve por ejemplo sus adaptaciones de textos de Poe (especialmente ‘La Caída de la Casa Usher’ y ‘La Máscara de la Muerte Roja’), se dará cuenta de su gran capacidad e ingenio para conseguir estupendos resultados con los mínimos medios posibles.

Así pues, Roger Corman, que el año que viene cumplirá 84 años, podrá celebrar el acontecimiento con una estatuilla dorada bajo el brazo. De hecho, el premio no lo recibirá durante la propia ceremonia de los Oscar, sino durante el Governor’s Ball del próximo 14 de noviembre. Además de darle la enhorabuena, puede que este sea un buen momento para (re)descubrir la filmografía de este octogenario nativo de Detroit.

Vía | Scifiworld

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en