Robo-Geisha [La Frikada de la Semana]

Ve el vídeo en el sitio original.

Este tráiler es de visionado obligatorio. Se trata de película de Noburu Iguchi, a estrenar el próximo año en Japón, y que lo tiene todo. Su título lo deja claro: Robo-Geisha.

Geisha is Japanese Girl
Geisha is beautiful
Geisha is wild
Geisha is robot
Go to hell!!

Así que tenemos lo mejor de lo mejor en cuanto a géneros japoneses: robots y geishas, todo combinado, en una cinta con toques gore y esos deliciosos efectos especiales cutres pero que inciden en eso, en la componente gore. Todo gracias a Yoshihiro Nishimura, que también perpetró los efectos de Tokyo Gore Police.

Ya tenemos otro mantra: «Geisha Missile, Geisha Dance, Geisha Army, Geisha Chainsaw». No os perdáis los momentos «Katana que sale del culo», el robot templo, o el ataque lácteo pecheril. Definitivamente, toda una frikada, que reivindica lo mejor del cine japonés.

Vía | Twitter de Karawapo

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en