Réplicas coleccionables de las dagas de ‘Avatar’

Yaaaa, ya se que soy un pesado con ‘Avatar’ pero estoy desintoxicándome y el médico me ha mandado que escriba un post semanal para ir superando el mono progresivamente. En esta ocasión no os voy a poner al día con los últimos datos de recaudación ni voy a descubriros ningún nuevo documental con el cómo se hizo, no, lo que os traigo hoy es ni más ni menos que las primeras réplicas de elementos aparecidos en la película comercializados en forma de merchandising.

Su responsable es The Noble Collection, un viejo conocido por los seguidores más acérrimos del merchandising de ‘El Señor de los Anillos’, ‘300’ o ‘Harry Potter’ entre otros títulos, y de momento ha presentado una colección de ocho artículos creados a partir de la película de James Cameron, cuatro dagas Na’vi y tres colgantes y una pulsera.

Centrándonos en las dagas, encontramos las réplicas de las utilizadas por Jake o Neytiri además de otros dos modelos más genéricos, todos ellos a un precio de 95 dólares (67 euros) y con un tamaño más que respetable: 48 cm (recordad que los Na’vi miden 3 metros así que la daga no podía ser de «tamaño humano»). Con eso y el vídeo que encontraréis a continuación, podréis pasar por un miembro más del clan Omaticaya.

¡Bisutería Na’vi! Solo en Noble Collection… o en los puestos de cualquier mercadillo

Tutorial: Conviértete en un Avatar en tan solo 10 segundos

Vía | Nerd Approved y Topless Robot

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en