Paranmanjang, el director de Oldboy rueda un corto de terror con el iPhone 4

Park Chan-wook iPhone 4

El pasado mes de octubre KT Corp, el operador con los derechos de distribución del iPhone en Corea del Sur, presentó un proyecto auspiciado por el director Park Chan-wook (‘Oldboy’, ‘Soy un Cyborg’) para producir doce cortos utilizando la cámara del teléfono de Apple (capaz de grabar a 720p con una calidad más que aceptable) a cargo de diferentes autores de mayor o menor renombre entre los que destaca el propio Chan-wook.

Pues bien, el primero de ellos se titula ‘Paranmanjang’ (una vida llena de altibajos) y se trata de una historia de terror de 30 minutos de duración y un presupuesto de 150 millones de won (algo más de 100.000 euros); un cuento fantástico que comienza cuando un hombre de mediana edad encuentra el cadaver de una mujer mientras pesca en mitad de la noche. El pánico se apodera de él y trata de desenredar el cuerpo pero solo consigue empeorar la cosas y termina desmayándose para despertar horas después con la ropa que la mujer llevaba puesta. La película cambia en este momento de punto de vista para ponernos en la piel de la mujer y narrarnos el modo en que vivió y murió.

‘Paranmanjang’ se estrenará el próximo 27 de enero y salvo por el detalle de la cámara utilizada, ha sido realizado siguiendo el mismo proceso que cualquier película tradicional de hoy día. Chan-wook, quien no es un extraño en el género y el formato corto tras su pieza ‘Cut’ de ‘Three… Extremes’, también ha aprovechado la oportunidad para darle un empujó a la carrera de su hermano, el joven Park Chan-kyong, quien le acompaña tras las cámaras (de los iPhones) en este curioso proyecto.

Vía | /Film (¡Gracias a Roberto Pastor por el enlace!)

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en