Pandorum: El destino de la humanidad en manos de Dennis Quaid

Pandorum es un thriller de ciencia ficción protagonizado por Dennis Quaid y Ben Foster en el que ambos actores se pondrán en la piel de dos astronautas que despiertan en sus cámaras de hibernación para descubrir que se encuentran solos a bordo de una nave donde nada parece funcionar y sin ser capaces de recordar gran cosa acerca de lo que hacen ahí. ¿Donde están? ¿Quienes son? ¿Cuál es su misión? ¿Cuanto tiempo han pasado hibernados? Pronto descubrirán que no están solos y que el destino de la humanidad depende de que logren recuperar el control de la nave.

La película se sitúa 500 años en el futuro, está dirigida por el alemán Christian Alvart (Antibodies) y además de Quaid y Foster (Ángel en X-Men: The Last Stand) también cuenta en su reparto con Cam Gigandet (Kevin Volchok en The O.C.) y Norman Reedus (Scud en Blade II). El guión viene firmado por el propio director en compañía del prácticamente novato Travis Molloy (Just Like Mona), lo que a priori no tiene por que ser mala señal. Antibodies no es la quinta maravilla pero desde luego apunta a buenas maneras.

En fin, tendremos que esperar a saber algo más del argumento y verlo en acción para comprobar si estamos ante un nuevo y terrorífico Alien, un filosófico Solaris/Sunshine, o una nueva ración de gore Horizonte Final (Dios, no… y mira que la tengo original, pero solo por la caja de la edición especial), algo muy probable teniendo en cuenta que Paul W. S. Anderson es una de las figuras detrás de la productora. Tiempo al tiempo.

¿Quién dijo que no funcionaba nada? ¡Mira como alumbra mi linterna!

Vía | Quiet Earth

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en