‘Pandorum’, sustos y clichés para salvar a la raza humana

pandorum02.jpg

‘Pandorum’ comienza con un hombre que se despierta en una cámara de hibernación a bordo de una oscura y gigantesca nave. Confuso y desorientado, es incapaz de recordar quién es y qué diablos está haciendo allí. Mientras deambula por los corredores, encuentra un traje con un nombre bordado que debe ser el suyo, Bower, y la foto de una mujer a la que no consigue recordar. ¿Estará ella también a bordo? Tras unos minutos de incertidumbre, se encuentra con otro miembro de la tripulación, el teniente Payton, encarnado por el actor Dennis Quaid (‘Wyatt Earp’).

Pero las dudas no hacen sino crecer, ya que ninguno recuerda con exactitud la misión que les ha sido encomendada y, lo que es más inquietante, no parece haber ningún rastro de vida en la nave. Así que deciden investigar, momento en que el film empieza a dar los primeros sobresaltos al espectador, pero también una generosa dosis de tópicos espaciales. Entre ellos, los conductos claustrofóbicos por los que debe arrastrarse Bower (interpretado por un correctillo Ben Foster, que también apareció en ’30 días de noche’), los sistemas de control que fallan y dejan a los personajes encerrados en una habitación oscura, y las criaturas malrrolleras que cumplen en esta ocasión el papel de octavas pasajeras de la nave.

pandorum01.jpg

Como esto empieza a ocurrir al poco de que arranque la peli, uno todavía no se ha metido en la historia y empieza a temerse que los clichés y los sustejos ocasionales vayan a ser la premisa básica dentro de un guión insulso. Y aunque en cierto modo es así, la aparición de nuevos personajes y la verdadera naturaleza de la misión, que poco a poco va desvelándose, consiguen refrescar nuestro interés.

No voy a andar presumiendo de que todos los giros que da el guión se ven venir, ya que ‘Pandorum’ guarda algunas sorpresas para el espectador. Pero si bien no son tan inesperados como uno podría desear, alcanzado ya el ecuador de la cinta nos despiertan las ganas de saber qué ocurrirá a continuación. Lo mismo ocurre con los personajes, que progresivamente van despertando tu empatía cuando en un principio te da exactamente igual que acaben merendados o perdidos por el espacio. La irrupción del cabo Gallo también deja buenos momentos, aunque terminemos odiándolo profundamente por lo pesado que es.

pandorum03.jpg

En un post de mi compañero Miguel, cuando ‘Pandorum’ aún estaba en fase de producción, se preguntaba cuáles serían los principales referentes cinematográficos que podríamos encontrar en ella. Una vez vista, ya podemos resolver esta duda. Del carácter filosófico de ‘Solaris’ encontraremos poco, por no decir nada. Las reflexiones sobre el destino de la humanidad no van más allá de la simple anécdota argumental, sin olvidar que el ritmo de esta película es muchísimo más rápido que el del film de Soderbergh. Anda un poco más cerca de ‘Horizonte Final’, aunque sus dosis de gore cruento son bastante más moderadas. Con la que sí guarda un gran parecido por su premisa inicial y su desarrollo es con ‘Alien’, aunque debe quedar claro que no alcanza su genialidad ni de lejos.

Nos queda, en conclusión, un thriller de ciencia-ficción que se hace entretenido y te produce algún que otro sobresalto. Pero sin la suficiente originalidad como para destacarla frente a otras producciones del género, y sin unos actores que se luzcan verdaderamente en la pantalla, el resultado es una de esas pelis que no te harán sentirte estafado por ir a verlas, pero que no tardarás demasiado en olvidar.

Ficha Técnica

pandorumreview.jpg

* Título: Pandorum
* Género: Thriller de Ciencia-Ficción
* Director: Christian Alvart
* Intérpretes: Dennis Quaid, Ben Foster y Antje Traue
* Año de Producción: 2009
* Estreno en España: 6 de noviembre

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en